Minimalismos

Con motivo de la exhibición de obras de Donald Judd  en el MUAC, hacemos un recorrido por algunas ideas y propuestas del minimalismo “plástico” y “poético”, para tratar entender un poco más sobre esta tendencia.

Por Sofía Secín

Desde junio del 2013 hasta enero de este año, el MUAC recibió algunas obras del artista plástico Donald Judd, reconocido especialmente por su trabajo con el minimalismo. Aun cuando él mismo nunca creyó en ese término, la crítica y el tiempo se encargaron de acotarlo y llevarlo a tantos espacios que hoy en día todos somos capaces de utilizar esa palabra y, de alguna manera, entendernos. Pensemos en la ahora profética frase de Mies Van der Roes, “menos es más”; puede aplicarse en cualquier campo: artístico, arquitectónico, publicitario, industrial, incluso en el educativo.

Pocos años antes de  1960, el minimalismo empezó a abrirse paso por el mundo con una fuerza tal que hoy podemos referirnos a esa década como la que acuñó a los artistas que incursionaron con más fuerza en ese terreno. Sin embargo, es posible encontrar rasgos minimalistas en obras anteriores a esos años; finalmente esta tendencia no fue un movimiento. De hecho, el minimalismo podría entenderse sobre todo como un espíritu (que llega con más claridad a principios el siglo XX) que busca la economía en todo sentido, la depuración de los excesos, o incluso en algún punto, la depuración todo lo que no es absolutamente esencial; ahora, la forma en que cada artista lo haga tendrá sus propias particularidades.

Pensando desde ese espíritu, la arquitectura minimalista (cada vez más vinculada al cuidado del medio ambiente, que a su vez se relaciona con el ahorro de materiales), no está tan alejada de las propuestas en literatura y poesía de principios de siglo: el poeta Ezra Pound dice que hay que eliminar cualquier palabra que no contribuya a la  presentación de la “cosa” de la que se habla; esto es, sobre todo, eliminar todos esos calificativos (adornos) que en lugar de presentar una situación, la describen. Hemingway va por la misma línea cuando nos dice que seamos breves y que no describamos una emoción sino que la hagamos (“Don’t describe an emotion–make it”)

A pesar de que esto surge varias décadas antes de 1960 (y que posiblemente siempre haya existido de una u otra manera), no será hasta después de la Segunda Guerra Mundial que algunos artistas empezarán a hacer obras con intensiones minimalistas mucho más radicales, y será en la mencionada década que ello tendrá una especial difusión entre los artistas, quienes no solo se buscará la depuración o el uso de estructuras puras y atomizadas (como los colores primarios en Kandinsky y Mondrian), sino que estas estructuras mínimas se llevarán a un primer o único plano.

En esta década, por ejemplo, Steve Reich está experimentando con las posibilidades del loop. Su primer experimento partirá del sermón de un pastor, creando una pieza extrañísima pero nada lejana a lo que se ha hecho en los últimos años: http://www.youtube.com/watch?v=yk42M2L-VC8 ). Reich después llevará a la música instrumental algunas ideas que surgen de esos experimentos, pues concebirá sus piezas como estructuras simétricas, repetitivas o inclusive geométricas. (http://www.youtube.com/watch?v=CiqNG5GHduQ).

Doland Judd, por su cuenta, está pensando en sus “objetos” (no los llama esculturas), como unidades que no pueden dividirse en partes, sino que se tienen que percibir como un todo; así pueden haber objetos de gran tamaño, pero que si siguen esta idea de ser indivisibles, seguirán respondiendo al minimalismo. Como esta:

Sin título

Por supuesto, sus objetos son figuras con bases también geométricas (que en cierto sentido se conciben son formas puras), que se resisten a todo tipo de interpretación que capaz de descifrar símbolos o de narrar una historia o , como sucede con el arte figurativo.

Una de las obras que se exhibieron en el MUAC

Una de las obras que se exhibieron en el MUAC

Existe otro personaje: Aram Saroyan, un poeta que cuarenta años después publicaría varios de sus poemas en Complete Minimal Poems (2007), poemas que, como él mismo cuenta en la revista Dirt, tienen una gran influencia de las ideas que corrían durante los ’60.

En la poesía de Saroyan se puede ver un minimalismo que ya ha digerido eso que dijeron los escritores de principios de siglo, así como que ha estado bajo la influencia  de la poesía oriental (del haiku, por ejemplo) y de la poesía concreta. Sin embargo le agrega toques personales como el juego, el humor y lo que él llamará algo así como el “instinto fotográfico”.

Saroyan cuenta que quería que el poema en lugar de tener un proceso de lectura, se comprendiera de forma instantánea, de una manera más parecida a como sucede con la forma en que las fotografías captan los instantes. De ahí sus vínculos con Donald Judd (a quien admiraba mucho) y con su idea de la unidad que mencionábamos más arriba, pues a pesar de que existen elementos que relacionar en sus poemas (por construirse a partir de palabras), su manejo del lenguaje reduce al mínimo estas relaciones, acelerando el proceso de lectura. De esa forma escribe poemas muy pequeños que pueden tener posibilidades parecidas a ese instante fotográfico:

 something moving in the garden   a cat

Ese poema no solo puede leerse rápidamente, sino que al mismo tiempo está poniendo en práctica el veloz o inmediato proceso que va del darse cuenta de que algo se está moviendo a deducir o inferir que ese algo es una cosa en particular, en este caso, un gato. Los mecanismos de este poema no son tan distintos de los que muchos publicitas emplearan por esos años y que hoy se tienen como principios básicos; mecanismos que cortan nexos (eliminan lo que no es esencial) y aceleran la comprensión o captación.

Eqdom

Por supuesto el humor está muy presente tanto en estas imágenes como en la poesía de Saroyan, pues la obviedad o la simpleza bien manejadas hacen reír, pero no solo eso, sino que incluso transmiten una idea importante: la de acercarse al mundo con más ligereza y al mismo tiempo con más atención. La poesía no está necesariamente en la complejidad del adorno del lenguaje, sino hallar y saber manifestar lo maravilloso de lo sencillo o de lo simple.

 Dejo aquí dejo algunos otros de los poemas que aparecen en esa antología y que también pueden encontrarse en este sitio: http://www.ubu.com/historical/saroyan/saroyan01.html

lighght

Anuncios

Un pensamiento en “Minimalismos

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s