La estela feminista de Cate Blanchett

La máxima ganadora de la temporada dejó clara su posición respecto al papel de las mujeres en el Hollywood actual.

Por Andrea Martínez de la Vega

Una temporada, con cerca de cuarenta premios para Cate Blanchett por su papel de Jasmine Francis en la última película de Woody Allen, Blue Jasmine, le dio oportunidad a la actriz australiana de expresar sus opiniones sobre el machismo imperante en su área de trabajo; es decir, la industria cinematográfica, y específicamente, Hollywood.

Al hacer énfasis en el rol que han desempeñado las mujeres éste y otros años en la industria, Blanchett defendió en varios de sus discursos de aceptación la importancia de la presencia de narrativas femeninas. Además, considera el éxito de su película prueba suficiente de que este tipo de largometrajes también gana dinero, con lo cual alienta a que se produzcan más.

Premios de la Academia

“Tan aleatorio y subjetivo como es este premio, es muy significativo en un año de extraordinarias, en verdad extraordinarias, actuaciones de mujeres.”

“Y tal vez aquellos de nosotros en la industria que aún tontamente nos aferramos a la idea de que las películas de mujeres, con mujeres en el centro, son experiencias de nicho, no lo son. Las audiencias quieren verlas y, de hecho, ¡ganan dinero! ¡El mundo es redondo, gente!”

Independent Spirit Awards

“Gracias a los Independent Spirits… Sólo tengo una pregunta rápida antes de empezar con mis agradecimientos y no sé si nadie en la habitación me la pueda responder, pero ¿por qué había solamente cinco nominaciones femeninas y seis nominaciones masculinas? ¿Nadie vio a Greta Gerwig en Frances Ha? ¡Extraordinaria! Tal vez no tenían espacio suficiente”.

“Ha sido un año increíble, una vez más, para las mujeres en el cine”.

“Supongo que prueba que las audiencias están de hecho interesadas en historias lideradas por mujeres, y que éstas de hecho también ganan dinero. ¡Imagínense!”

Screen Actor Guild Awards

Al ser presionada para terminar su discurso en el teleprómpter, reclama: “Matthew McConaughey habló de Neptuno y creo que merezco cinco segundos… ‘Por favor concluya’ (en el teleprómpter), estoy en Marte por el momento”.

Su agradecimiento a Woody Allen: “por escribir papel, tras papel, tras papel para mujeres, y después darles el espacio para crearlos”.

Golden Globes

“Ha sido un año extraordinario, no sólo para el cine, sino que para los papeles de mujeres en particular. Los últimos diez años, en realidad”.

Los datos

Y es que, según información publicada en una infografía por la New York Film Academy basada en los 500 mejores filmes entre 2007 y 2012, sólo 30.8% de los personajes que hablan son mujeres, y 10.7% de las películas tuvieron un elenco equilibrado, compuesto en igual medida por mujeres y hombres, además de que la proporción entre actores y actrices es de 2.25 a 1. Todo esto, a pesar de que la mitad de las entradas de cine que se venden en los Estados Unidos son compradas por el género femenino.

Mientras tanto, una comparación entre las fortunas acumuladas por los 10 actores mejor pagados contra sus homólogas del sexo femenino en el año 2013, demuestra que ellos reciben 2.5 veces más que ellas, con 465 mdd y 181 mdd respectivamente.

Por otra parte, Kevin Lee de The New York Times utiliza ‘cinemetrics’, un método analítico propuesto por Barry Salt hace 40 años que se enfoca en información estadística extraída de películas, para probar que el tiempo en que un personaje aparece en pantalla y la edición que se hace en relación a éste es capaz de crear empatía con el espectador.

En un análisis del tiempo que pasan a cuadro las nominadas por actuación para los Oscars, Lee destaca a Sandra Bullock, quien ocupa el 87% de Gravity. Sin embargo, también menciona que los nominados a mejor actor aparecen 85 minutos en promedio, mientras que la media para las nominadas es tan solo de 57 minutos. Más allá del número de actrices, es preocupante el tiempo total que éstas tienen en pantalla, pues esto resultaría en una subrepresentación del género.

Otro método que se utiliza para evaluar la presencia y el peso de roles femeninos en las películas es es Test de Bechdel. Para pasarlo, una película debe cumplir con tres características:

  1. Deben aparecer por lo menos dos mujeres.

  2. Las mujeres deben hablar entre ellas.

  3. La plática debe girar en torno a algo distinto a un hombre.

El sitio web Vocativ realizó un análisis de las 50 películas con mayores ganancias del 2013 con los criterios propuestos por el Test de Bechdel como base: sólo 17 filmes lo pasaron.

Sin embargo, el mismo análisis da la razón a Cate Blanchett, pues demuestra que la diferencia entre las ganancias obtenidas por los largometrajes que sí pasaron y los que no lo hicieron son abismales, y favorecen a los primeros. Mientras que aquellos con mayor presencia femenina obtuvieron un total de 4,220 mdd en las taquillas estadounidenses, los que carecen de ella ganaron 2,660 mdd. A pesar del relativamente bajo estándar que establece el test respecto del rol de la mujer en una película, la revista Time juzga estos resultados como una “clara victoria para las mujeres en el cine”.

Por desgracia, la cobertura de la mayoría de estos eventos se centra en los atuendos, especialmente los vestidos y joyas que portan las actrices. El hecho no pasa desapercibido a los ojos de Blanchett, quien al ser recibida por Ryan Seacrest, presentador de E! Entertainment, con una pregunta respecto a la marca de su vestido en los Oscars, respondió fríamente: “Ustedes están obsesionados con las marcas”.

La ganadora de dos premios de la Academia se había enfrentado ya a un camarógrafo de la misma cadena televisiva en los SAG Awards cuando éste intentó, mediante un movimiento de cámara, capturar su atuendo de los pies a la cabeza. Agachándose, lo señalo y preguntó: “¿Le hace eso a los hombres?”. Su molestia ante el hecho de ser más apreciada por su apariencia que por su talento era evidente.

tumblr_mzn18te0jZ1rpubqio1_250

Lo último se mantiene, pues a pesar de ser reconocida como la gran ganadora de la temporada de premios, el discurso feminista que la actriz sostuvo a lo largo de estos meses ha sido opacado en la cobertura de los medios por sus elecciones de moda. Prueba de esto es que puede encontrarse gran variedad de textos que revisan los vestidos que ha usado en cada una de las ceremonias, más que los que se pueden encontrar analizando sus palabras.

Con información de Time, Vocativ, The Atlantic, Indiewire, New York Film Academy, The Independent y The New York Times

 

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s