A una década de Madvillainy

Madivilliainy, el album que surgió “como una cosa de telepatía” según sus propios creadores, Madlib y MF Doom, cumplió diez años en marzo. Eduardio Díaz comenta sobre los géneros que se retoman y se renuevan para dar vida esta obra.

Por Eduardo Díaz

“…como una cosa de telepatía”  fue como Otis Jackson Jr. y Daniel Dumille, ambos mejor conocidos como Madlib y MF Doom,  y emparentados en el proyecto ficcional de Madvillain, definieron el proceso creativo que dio pie a Madvillainy, un álbum que en marzo cumple diez años desde su lanzamiento a través de la casa discográfica Stones Throw. Quizá hoy más que nunca, en la visión retrospectiva de una década, aún resultaría tentador sospecharle esa superstición telepática a las veintidós piezas que conforman el álbum: como en un acto de magia, Madlib y MF Doom sincronizan un trabajo fascinante, impecable e inventivo que oscila entre la excentricidad propia de una comicidad dispersa y el ocultismo de una genialidad impulsiva. Si la fantasía irreverente de Madvillain no es un fenómeno provocado por la telepatía, al menos habría poca razón para pensar que su semilla no ha permeado el imaginario del hip-hop de una manera sobrenatural.

La discusión en torno a la importancia del álbum está centrada en dos aspectos fundamentales: por un lado, la capacidad de negociar una tregua con su tradición inmediata -aquella que se revolvía en el blueprint gángster de Jay Z y Dr. Dre mientras digería las enseñanzas de Wu-Tang Clan- y por el otro, la maestría con la que el dúo logra abrirse nuevos caminos explotar posibilidades experimentales del género, dando como resultado un álbum híbrido y por lo demás extraño.

El lirismo bizarro de MF Doom sobresale por ser errático e higiénico a la vez, encontrando el núcleo de su ficción en el flujo indeterminado de consciencia de un villano misterioso y por momentos posmoderno. Doom reconsidera el trabajo del emcee haciendo de él un conjunto de imágenes yuxtapuestas más que un rostro unidireccional que versa sobre dinero, mujeres y fama. Doom es consciente del carácter ficcional del rapero – el crítico Andrew Noz alguna vez dijo: “For all the talk of realness its easy to forget that Rap is fiction.” – y parte de su esfuerzo en el álbum consistirá en explotar esta condición. Por lo demás, la manera en la que el rapero brookliniano construye sus versos y desarrolla su flow es de un carácter consistente y refinado – the best emcee with no chain ya ever heard se nombra en Figaro – aún cuando pareciera que su dinamismo está construido sobre los límites de la consciencia.En Hardcore Hustle confiesa: We take 100% unpredictable steps –  Sus líneas constituyen una esfera críptica en donde se atrabanca la cultura popular, los juegos de palabras cuasi-shakesperianos y las reflexiones socio-existenciales.

Por su parte, la producción de Madlib es la piedra angular del álbum, otorgándole un terreno de juego a las alucinaciones abstractas de MF Doom. El trabajo detrás de los beats de Madlib es irreverente y excepcionalmente diverso: Sus sampleos se mantienen arraigados a las raíces de la vieja escuela pero son capaces de girar impredeciblemente de la parafernalia cinematográfica de los cincuentas al soul clásico de los setentas o a las invectivas vanguardistas de Sun Ra, Frank Zappa y Steve Reich; Lo que Madlib construye es un universo hilarante en donde la rima y el ritmo se dilatan a tal punto de confundir sus bordes; cada track es un argumento exhaustivo que se resiste a definir su propio centro.

Madvillainy es un álbum que, técnica y conceptualmente, parece estar situado junto a ningún otro y hoy en día resultaría ingenuo pensar el futuro del género sin antes echar un vistazo al esfuerzo del dúo. A una década de su lanzamiento, Madvillainy sigue irradiando una brillante exhaustividad desde complejidad diametral.

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s