Encuentro Internacional de Poesía Contemporánea

Ayer, 11 de abril, concluyó en la librería Rosario Castellanos el Primer Encuentro Internacional de Poesía Contemporánea donde se discutieron temas importantes (algunos controversiales) con respecto a esta práctica y a su lectura.

Por Sofía Secín

Ayer, 11 de abril, concluyó, en la librería Rosario Castellanos, el Primer Encuentro Internacional de Poesía Contemporánea organizado por el Departamento de letras de la UIA. El crítico y poeta londinense William Rowe, Mario Montalbetti, Eduardo Milan, Luis Felipe Fabre, Micaela Chirif, Juan Alcántara y Tania Favela, fueron algunos de los varios poetas que estuvieron participando desde la poesía, la crítica o ambas.

La conferencia magistral, impartida por el lingüista y poeta peruano, Mario Montalbetti, di el tono que regiría el encuentro entero: ¿cómo acercarnos a la poesía hoy en día?, ¿cómo acercarse a la poesía de este siglo y del anterior?, ¿cuál es su lugar, si es que lo tiene? Podría decirse que la poesía es un espacio de resistencia que siempre se encuentra luchando contra la necesidad de todos los hombres, según Montalbetti, de crear signo; esto es, de hacer que lo que se dice corresponda perfectamente con lo que se piensa, de manera que uno pueda encontrar un significado preciso y unívoco ante lo propuesto.

La poesía intenta abrir las posibilidades en lugar de cerrarlos, evitando, hasta donde puede, insertarse en los discursos que dan sentido a lo que ocurre en el tiempo de la vida. Más que afirmar que la poesía dice algo, habría que decir que algo ocurre en la poesía. Sucede seguido, cuando uno lee, que no sabe exactamente que se quiere decir pero intuimos que hay algo ahí y que nada más no podemos atraparlo por completo. Esa intuición, para muchos, sería una de las formas de acerarse a la poesía.

 En otras de las mesas de diálogo, donde participaron Juan Alcántara, Luis Felipe Fabre, Ana Belén López y Rodrigo Flores, se discutió sobre ciertos modos o recursos de los que la poesía siempre se ha valido, pero que desde el siglo pasado, y sobre todo desde el  actual, se han llevado a un primer plano y han radicalizado lo que se entiende por esta forma de crear. La reescritura (muy estudiada por Margorie Perloff) es uno de ellos, así como los elementos notacionales (término acuñado por Juan Alcántara). El primero se relaciona con la posibilidad de acudir al pasado, a la tradición (o a la imposibilidad de no hacerlo)  para configurar un texto que pone en evidencia aquellos anteriores que le dan vida. El segundo refiere a las marcas gráficas en la poesía, que se alejarían de la sonoridad sonora. Suena extraño, pero es posible identificar sonoridades gráficas.

Como se discutió en cierto momento de este encuentro, hay que cuestionar las implicaciones no sólo de que se discuta sobre la poesía en espacios institucionales, sino, sobre todo, de que enseñe o pretenda enseñar (con los procedimientos que se quieran) al interior de una universidad. Este hecho contradiría la poesía misma, o al menos lo que se dice de ella (si es que hoy en día eso puede separarse); pues si ésta tiene que ver con el intento de  resistirse a los discursos que dan sentido: qué sucede en una institución, sino intentar normalizar (hacer comunes) los discursos. Ciertamente, como se dijo ahí, es un espacio de discusión, la universidad es un espacio de discusión; sin embargo es siempre se corre el riesgo de lo estático. Este es un peligro que corre todo aquello que se enseña o se discute en una universidad, pero tal vez sea más complejo para las humanidades y, sobre todo, para la poesía. Me refiero al riesgo de normalizar no cualquier discurso, sino un discurso (que no querría ser discurso) trasgresor, haciendo que deje de serlo. Es la misma tensión que ocurre entre el arte y la cultura (como dijo, de nuevo, Mario Montalbetti) si pensamos que el arte, cuando se convierte en parte de la cultura, deja de ser lo que el algún momento fue para convertirse en otra cosa; pierde elementos de transgresión, de resistencia.

Finalmente, el segundo y el tercer día, concluyeron con lecturas de poesía de varios de los poetas ya mencionados y otros como Luis Verdejo, Bruno Madrazo, Inti García, y con esto uno vuelve a quedarse, o al menos algunos, con un sabor de boca distinto. Habrá que seguir promoviendo la discusión de la poesía y del arte, por ahora y tal vez por mucho tiempo aún, en el espacio que sea, institucional o no.

En la siguiente página encontrarán una selección de poemas de los participantes: http://cesurauia.wordpress.com/

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s