Muere Lin Durán, “el cerebro de la danza en México”

Obituario de la bailarina Lin Durán

Por Paola López

El pasado miércoles 16 de abril falleció la bailarina, coreógrafa e investigadora Lin Durán, fundadora de la primera escuela para la formación de coreógrafos, hoy conocida como el Centro de Investigación Coreográfica CICO-INBA. Con 86 años, una de las más importantes teóricas de la danza en México durmió una siesta de la que ya no despertó, según informaron sus familiares.

Durán, también forjadora de instituciones como la Escuela Nacional de Danza Contemporánea de INBA y las Escuelas Vocacionales de Arte, nació en Chihuahua el 18 de marzo de 1928 e inició sus estudios artísticos en 1945 con los maestros Seki Sano y Guillermina Bravo. Con la formación del Instituto Nacional de Bellas Artes en 1948, Durán fue integrante del Ballet Waldeen y de la Academia de la Danza Mexicana.

Además, formó parte del Ballet Nacional de México, dirigido por la misma Guillermina Bravo y Josefina Lavalle, donde interpretó obras como La pastorela, La iniciada, En la boda, Carta a las madres del mundo, Guernica y Juan Calavera. Como coreógrafa, creó Sonata (1953) y El cuarto concierto de Brandenburgo (1957).

El investigador César Delgado asegura que la prima hermana de Elena Garro y Amalia Hernández, “desarrolló en México una importante labor en el campo de la formación y la investigación, siempre estuvo preocupada porque los bailarines de danza contemporánea tuvieran sólidos cimientos teóricos”.

La década de 1960 fue la que dio lugar a la etapa de periodismo cultural de la bailarina, especializándose en el tema de la danza y el ballet. Como cronista y crítica publicó en el suplemento cultural Ovaciones, la revista Política y en La Revista de la Universidad. El Cenidi-Danza, del que fue directora, ha publicado sus libros La humanización de la danza, Manual del Coreógrafo y Caleidoscopio de la forma artística.

“Conoce la danza de principio a fin, la estudia desde la ejecución por el recuerdo de sus vivencias y la experiencia que le dejó ser bailarina en los mementos de construcción de la danza en México”, describe la maestra de danza española Silvia Durán en el Prólogo de la Serie de Investigación y Documentación de las Artes.

Por su parte, la maestra Jane Haw, quien trabajó de cerca con Durán en la Academia Mexicana de Danza, describió el sentido de armonía y sabiduría que ganó con la experiencia: “Lo hizo divertido y fácil, tenía ideas claras, su manera era hacerte sentir bien. Tenemos recuerdos llenos de sensaciones, imágenes, música, sus ojos que te sonreían, la apreciación positiva, un reconocimiento y por supuesto, mucho de qué bailar. Me enseñó su pasión por la reflexión, el valor que tiene el proceso del cambio, cómo es la experiencia del otro y la importancia de lo que uno puede llegar a valorar”.

“La maestra jugó un papel importante en la cimentación de la danza moderna mexicana. Gracias a su participación en el Ballet Nacional y a su cercanía con Guillermina Bravo, se desarrolló como investigadora desde un punto de vista muy valioso y sustentado en una muy amplia experiencia” expresó Verónica González, egresada de la Academia de la Danza, institución en la que Durán impartió clases y participó activamente desde su inauguración.

González también consideró que su más valiosa aportación fue la iniciativa para crear las Escuelas Vocacionales de Danza (EVA), pues éstas son muy importantes para que los jóvenes tomen la decisión de dedicar sus vidas profesionalmente a alguna disciplina artística.

Con información de: La Jornada

 

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s