ISIS y las estrategias de propaganda con terror

“Los poderes que se encuentran en una zona de conflicto ya no consideran a los medios de comunicación como un observador neutral, sino como un componente estratégico, algo que se puede manipular o desviar o simplemente deshacerse de él”- Daniel Pearl

Por: Claudia Olmedo (alumna de Regina Santiago, profesora de Laboratorio de Comunicación Periodística).

En el año 2002, días después de la decapitación del periodista estadounidense Daniel Pearl en Pakistán, el veterano corresponsal de guerra Scott Anderson, escribió para The New York Times Magazine: “Los poderes que se encuentran en una zona de conflicto ya no consideran a los medios de comunicación como un observador neutral, sino como un componente estratégico, algo que se puede manipular o desviar o simplemente deshacerse de él.”

Doce años después de aquel homicidio y a casi 13 años del ataque a las Torres Gemelas, entendemos que los medios forman más que un componente estratégico, que el acto terrorista se consuma en el momento en que es transmitido y alcanza a grandes audiencias, y que quienes planean estas estrategias buscan convertir a los medios de comunicación en sus instrumentos para causar terror y desencadenar reacciones psicológicas, las cuales pueden transformarse en actos que los terroristas pueden utilizar para sus fines.

En días recientes, las agendas de los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales han sido dominadas por noticias acerca de las acciones violentas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés), conocidos en sus áreas de operación con su acrónimo árabe DAESH.

Según el internacionalista Mauricio Meschoulam, ISIS es un grupo yihadista que tiene como objetivo declarado establecer el islam suní como única religión en el mundo musulmán. El líder actual de la organización, Abu Bakr al-Baghdadi, se ha autoproclamado como máxima autoridad de los islamistas.

El primer acto de violencia extrema que incluyó a ISIS fue la decapitación del periodista estadounidense James Foley, difundido en un video de 5 minutos a través de YouTube. Dicho video apareció el 19 de agosto, 12 días después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, diera autorización de atacar bases militares de ISIS en Iraq. Obama argumentó que era para defender a los ciudadanos desplazados de sus casas y repudió la violencia de este grupo.

El video, protagonizado por un verdugo de acento británico cubierto completamente por telas negras y el periodista Foley arrodillado con un uniforme naranja, llevaba un mensaje claro que culpaba a Obama de la muerte del periodista y amenazaba con matar a más si las operaciones militares estadounidense contra ellos no paraban. Después de ese primer asesinato fueron también difundidos por redes sociales y algunos medios tradicionales otros asesinatos.

El 2 de septiembre, ISIS dio a conocer un video en que cumplió la amenaza de decapitar al periodista Steven Sotloff. El 13 de septiembre, miembros de ISIS colocaron en un sitio web un video en que aparentemente ejecutan al trabajador británico David Haines. Como en los otros videos, el verdugo amenaza con que habrá más ejecuciones.

¿Qué actitud deben adoptar los medios de comunicación ante acontecimientos de esta naturaleza?Mauricio Meschoulam, académico de la Universidad Iberoamericana, señaló que es necesario entender que mientras más medios difundan dicho video, más gloriosa sería la estrategia de ISIS, pues el fin del terrorismo es impactar audiencias grandes para infundir terror y ganar concesiones políticas o bien simpatizantes, ya que el terrorismo forma parte de una guerra psicológica que se libera a través de los medios.

La idea de matar a alguien frente a una cámara y subir el video a YouTube para que se vuelva viral no tiene mucha diferencia en intenciones con el segundo avión que se estrelló en las Torres Gemelas (estrategia de propaganda con terror de Al Qaeda).

CNN logró conseguir una entrevista con dos yihadistas, quienes aseguraron que la decapitación es la forma islámica de ejecución y ellos sólo hacen lo que creen que complace a Alá. Para ellos, Estados Unidos es un país inmoral que está en guerra con todos los musulmanes.

Desgraciadamente la prensa dio al video la difusión que necesitaba para alimentar el terror. Se publicaron en múltiples medios notas con fragmentos de video e imágenes del periodista minutos antes de ser asesinado, incluso el periodista Joaquín López-Dóriga consideró apropiado escribir una nota sobre el fracaso del intento de bloquear el video de ISIS en redes sociales; lo acompañó con una imagen del verdugo a punto de asesinar a uno de los periodistas.

A final el morbo y la violencia venden, y venden bien. La noticia, la novedad era la decapitación, el mensaje es la violencia, la muerte; sin contexto, sin explicación. No se recuerda al periodista James Foley por sus años de trabajo, se le recuerda únicamente por ser el periodista que decapitaron en un video de YouTube.

Aún con la censura que presentaba el video en la mayoría de sus exposiciones mediáticas, el mensaje estaba dado: se mostraba a una persona que se sabía que minutos después sería decapitada. Ni siquiera fue necesario ver la sangre salir del cuello de James Foley o de las otras víctimas de ISIS para provocar la conmoción que el terrorismo busca. El pánico está imbuido, con o sin sangre.

El mensaje de los terroristas tuvo la cobertura deseada porque a pesar de que las estrategias de propaganda con terror son cada vez más utilizadas por grupos criminales, los medios no han reflexionado lo suficiente sobre el tema y no han desarrollado sus propios protocolos sobre cómo informar sin convertirse en la voz de los deseos de quienes planean estas estrategias.

Es necesario ir más allá de lo evidente. La violencia de este grupo es el medio, el instrumento; la violencia no es el objetivo final; los medios masivos de comunicación son el vehículo. Como lectores, como televidentes o radioescuchas o como usuarios de redes sociales habremos de desarrollar una actitud crítica y exigente ante toda estrategia de propaganda con terror.

Anuncios

Un pensamiento en “ISIS y las estrategias de propaganda con terror

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s