Jugaron en el Olímpico, mientras la Loba no estaba

El Bayern München se olvidó de los “cocos” italianos y fue a faltarle al respeto a la Roma, aplastándolos 7-1 a domicilio.

Por Oliver Betancourt

En un encuentro de alta expectativa entre dos de los clubes más representativos y tradicionales de Europa, el club más ganador de Alemania dio una cátedra de futbol a costa de la Roma y se dio un festín en casa ajena.

El encuentro se definió desde el primer tiempo, Robben abrió el marcador con un disparo cruzado y colocado desde el minuto 8 para los teutones, que no soltarían el acelerador hasta el final de la primera parte, ya con cinco goles a favor.

El segundo gol del encuentro llegó pasados los 20 minutos, un gran regate de Götze que se metió entre dos defensores haciendo bicicletas, cedió para Müller, que le devolvió una pared de taquito y congeló a toda Roma para que el mismo Götze definiera desde los límites del área penal a primer palo ante un arquero que sólo la vio pasar. Un golazo.

IMG_0648.JPG

Lewandowski acabaría por marear a la Roma con un bonito gol de palomita, tras otra gran jugada teutona, apenas dos minutos después. El primer tiempo lo acabarían de firmar, Robben que escapó sólo, definiendo a bocajarro y Müller de penal, ante una Loba desaparecida.

En el segundo tiempo, el equipo giallorossi hizo cambios y reapareció por momentos en el encuentro, en que los alemanes ya parecían satisfechos con el resultado.

El arquero Campeón del Mundo también hizo su parte, atajó muy buenas ocasiones de los italianos, sobre todo una al minuto 60 en la que atajó un remate a Gervinho a bocajarro sobre la línea de gol, en la que giró evitando que entrara la esférica y la sacó para que un defensor terminara por rechazarla.

El descuento vino por cortesía de Gervinho, que de cabeza logró batir a un Neuer que parecía un muro de ladrillos hasta ese momento, pero los alemanes aún no terminaban. Ribéry ingresó por Lewandowski y al 77′ arrancó como demonio dejando atrás a la defensa romana y venció con una hermosa vaselina a De Sanctis.

El último granito de sal en la herida vino por parte de Xerdan Shaqiri, que también entró de cambio. El suizo aprovechó un mal rechace del arquero romano para hacerle un recorte y definir a puerta abierta en el techo de las redes para el 7-1 final.

(Foto: Getty Images)

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s