La dictadura perfecta, un reflejo del poder de los medios de comunicación

La nueva película de Luis Estrada es una sátira que utiliza la ficción como medio para exponer la relación entre la clase política y la televisión mexicana y denunciar hechos reales de nuestro país.

Por: Lucía Romo de la Fuente / Editora: Diana Isabel Torres Goñi

A pesar de haber tenido dificultades para su realización y distribución, el jueves 16 de octubre, se estrenó en 1500 salas de todo el país la nueva película del director Luis Estrada titulada La dictadura perfecta.

Esta película sigue la línea de trabajo que Estrada ha manejado en los últimos años con La ley de Herodes, Un mundo maravilloso y El Infierno.

La dictadura perfecta es una sátira que busca exponer las redes de poder que existen actualmente en México entre los medios de comunicación y los políticos. Es también un reflejo de cómo se comporta la sociedad ante los hechos de corrupción y de cómo se fabrican y manejan una serie de mentiras desde las esferas de poder.

A pesar de que en las películas anteriores de Estrada ya existía un evidente reflejo de situaciones y personajes reales, es en La dictadura perfecta donde expone de manera más explícita acontecimientos recientes de la vida política mexicana.

Luis Estrada y Jaime Sampietro escriben un guión lleno de referentes, retomando casos como los de Bejarano, Paulette y Florence Cassez, así como ciertas frases poco atinadas que han dicho personajes de la política mexicana en distintas ocasiones, para construir una historia, que como bien advierten, es sospechosamente parecida a la realidad.

dp2

La dictadura perfecta cuenta la historia de Carmelo Vargas (Damián Alcázar), un corrupto gobernador, que acude a Televisión Mexicana para que le ayuden a limpiar su imagen y que lo posicionen como candidato a la presidencia. Para ello utiliza recursos del Estado y junto con un productor de televisión (Alfonso Herrera), se construye una imagen favorable y desacredita a su opositor (Joaquín Cosío) exponiéndolo en el noticiero más importante de la televisión.

La película busca reflejar el poder que tiene la televisión en México debido a que los  espectadores creen ciegamente y sin cuestionar todo lo que ven en ella.

Con esta historia, Estrada quiere dejar claro que la televisión no es en realidad “el cuarto poder”, sino el primero. El director expone que son los ejecutivos de las televisoras junto con los altos mandos quienes manejan la situación política del país y establecen la agenda mediática según su conveniencia e intereses. En la película vemos como se utiliza la “operación caja china”, es decir, un mecanismo para desviar la atención del público a otra historia y así ocultar o minimizar el impacto de algún acontecimiento.

dp4

La película tiene varios aciertos al engancharnos en una historia que nos identifica fácilmente con la realidad de nuestro país, sin embargo, el recurso estético no es el más acertado. Estrada recrea el formato televisivo de un noticiero para contarnos algunas partes de esta historia, lo cual se puede percibir como un cinismo exagerado que le resta agudeza y profundidad a la crítica.

Los personajes de la historia carecen de un arco dramático complejo pues vemos que desde un principio acceden al juego de la corrupción sin mayor problema. Por lo tanto, no hay una transformación del personaje ni una transición en la que veamos una lucha o un conflicto interno lo cual enriquecería la historia al crear personajes por los que podamos sentir mayor empatía.

En películas anteriores, como El Infierno, Estrada nos presentó al protagonista como un hombre se fue corrompiendo poco a poco porque el sistema no le permite otra salida. Eso ayudaba a que el espectador se sintiera más relacionado porque es algo que le podría pasar a cualquiera. En el caso de La dictadura perfecta, el protagonista accede a romper las reglas sin mayor problema y eso nos vuelve ajenos a su realidad.

Esta película no es el mejor trabajo de Estrada, pero sin duda causará polémica e incitará a la reflexión sobre los sistemas de poder en México y la importancia de los medios de comunicación para los sistemas democráticos.

Trailer:

Director Luis Estrada
Guión Luis Estrada y Jaime Sampietro
Elenco Damián Alcázar, Alfonso Herrera, Joaquín Cosío, Osvaldo Benavides, Silvia Navarro, Flavio Medina, Saúl Lisazo, Tony Dalton, Arath de la Torre, María Rojo, Sergio Mayer, Hernán Mendoza, Livia Brito
Clasificación B15
Duración 143 min
Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s