Repasón Merengue

En una exhibición pletórica de fútbol, el Real Madrid derrotó al Barcelona 3-1 en el Santiago Bernabéu en el primer súper clásico de la temporada 2014-2015.

Por Fernanda Sánchez/Editora: Fernanda Sánchez 

Cristiano Ronaldo, por la vía penal, Pepe y Benzema colocaron al Real Madrid en un escalón por encima de la Liga Española a los merengues. Los dirigidos por Ancelotti desnudaron al Barcelona y mostraron sus carencias tácticas y futbolísticas, mismas que fueron aprovechadas por un error puntual de Gerard Piqué dentro del área, lo que originó un penal que Cristiano Ronaldo ejecutó magistralmente.

A pesar de que a los tres minutos de juego Neymar silenció por un momento la casa blanca, los culés no tuvieron más que acciones estériles que no pudieron concretar aun con la incursión del uruguayo Luis Suárez, quien le aportó ritmo, toque y movilidad al ataque blaugrana. Neymar, Iniesta y Messi vieron la amarilla y su juego se vio mermado mientras que para el bando blanco todo salió a la perfección, Casillas recuperó el ángel y cambió los abucheos por aplausos tras  hacer uno de sus milagros: con la rodilla mandó a tiro de esquina un remate de Lionel Messi que estaba cantado para romper el récord de Zarra. Al argentino no se le vio más en el Bernabéu, nuevamente una de esas versiones “bajo perfil” a las que Lionel nos está acostumbrando, se hizo presente en el césped cuando más le necesitaba su equipo. 

1414371182_148057_1414371326_noticia_grande

La segunda mitad exhibió al Barcelona y a Luis Enrique, al minuto 50, Pepe adelantó a los blancos tras rematar un tiro de esquina pero la joya de la corona llegaría tras una jugada entre James, Isco, Cristiano y Benzema que culminó con la estocada final, el 3-1 de los blancos sobre su máximo rival, a quienes sólo las matemáticas los mantienen arriba. El técnico blaugrana optó por ingresar, ya con la balanza inclinada, a Rakitic, a quien el partido superó y no hizo más que mostrar frialdad y poca renovación. En el mismo tenor se mostraron Dani Alves, Iniesta, Pedro, Piqué y Lionel Messi, este último demostrando que comienza a hartarse de la falta de armonía y engranaje de la máquina culé, lo que provocó la sentencia más acertada de la tarde: “Cuando Messi no se divierte, el Barcelona se deprime”. 

Con información de Marca y AS

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s