Phubbing: el aislamiento en tiempos del smartphone

Te han cambiado por un celular? ¿En tus reuniones siempre hay gente mirando su teléfono? Puede que seas testigo de un nuevo fenómeno social: el phubbing.

Por: Alejandra Quevedo / Editor: Enrique Urbina

phub

Foto de: cienciaitecnologias.blogspot.com.

 

¿En qué consiste esta tendencia entre usuarios de teléfonos celulares? El phubbing es la acción de ignorar o menospreciar a alguna persona que nos acompaña. Este fenómeno se ha vuelto más común entre los usuarios de dispositivos móviles, ya sea que hemos o no han ignorado al menos una vez por el dispositivo.

Desde el nacimiento del smartphone, la inmediatez de este dispositivo nos ha permitido estar más cerca de aquellas personas que se encuentran lejos, pero también ha agregado distancia entre los que están cerca. Según la página tendencias21.com, existen aproximadamente 1.700 millones de smartphones en el mundo, y   se piensa es que este número crecerá con el tiempo.

En los últimos años, el phubbing ha crecido tanto como la tecnología del smartphone. El Distrito Federal se encuentra en el noveno lugar mundial de esta práctica, con 4,450,000 phubbers según la página stopphubbing.com.

Margarita Torres, académica del departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana afirma que: “creo que va a seguir creciendo. La responsabilidad ya no esta en la tendencia, ni en los productores ni en los distribuidores, sino en cómo nos colocamos como usuarios”.

“La responsabilidad ya no está en la tendencia, ni en los productores, sino cómo nos colocamos como usuarios” 

Todos los días podemos darnos cuenta de que el mundo de muchos usuarios gira en torno a sus dispositivos móviles. Parece que éstos contienen información indispensable para mantenerlos conectados con el mundo.

El principal problema es cuando el smartphone se vuelve indispensable, y hay una desconexión con el mundo físico por estar en el espacio virtual.

Una estudiante de Comunicación de la Universidad Iberoamericana dice que “es muy incómodo estar en una reunión con tus amigos, y que nadie platique por estar viendo su celular. Por eso yo ya no les doy la clave de mi Wi-Fi a mis amigos cuando van a mi casa”.

Aunque el smartphone nos ha hecho la vida más fácil, como hacer la comunicación más inmediata, también nos ha creado el hábito de ignorar lo que sucede a nuestro alrededor. Lo creemos normal, que es parte de nuestras reuniones y de nuestra sociedad, pero es más bien apatía por la convivencia.

1008674_354137994719748_182343050_o

 

Si observamos bien, en todo lugar al que vayamos existe este fenómeno: en una reunión de trabajo o de amigos, en comidas familiares, en salones de clase. En general, tanto en espacios públicos como privados es común que las personas estén viendo su celular constantemente. Este uso irracional cuestiona la calidad de la práctica que le damos a los dispositivos móviles.

Hay una tendencia clara a prestarle más atención a nuestros celulares que a las personas. El phubbing modifica la forma de relacionarnos; cada vez más personas prefieren hablar por el smartphone que en persona. La cuestión parece ser la necesidad de estar comunicados; Margarita Torres dice que “tiene que ver con una obsesión, aunque no esté totalmente racionalizado como tal, pero si no estas en contacto con alguien en la inmediatez, como que algo te falta”.

La llegada del phubbing  nos pone aprueba como usuarios, ya que está en nuestra decisión el uso que se le debe de dar al smartphone.  A veces nos perdemos de muchas cosas por estar viendo el celular, y la interacción cara a cara cada vez es de menos calidad. Las relaciones con los demás son un eje para nuestra sociedad, incluso individualmente, no debemos deshumanizarnos por un aparato electrónico.

En una encuesta realizada entre jóvenes de 16 a 24 años en el Distrito Federal, 78% contestó que utiliza el smartphone más de tres horas al día. Se ha vuelto para los encuestados un dispositivo indispensable para establecer relaciones, pues 68% lo utiliza para hablar con amigos o familia a través de Whatsapp.

Aunque la encuesta reveló que los jóvenes no han tenido problemas por utilizar el smartphone más que el enojo de algunos padres, podemos observar que el phubbing es un fenómeno que está muy presente.

Y no sólo eso, también causa daños psicológicos y físicos como: depresión, ansiedad o fatiga crónica, daño en los ojos, dolores de cabeza y articulaciones. La ansiedad  es el principal factor que se encuentra por la falta de celular; 68% de los encuestados dijo sentirla cuando no trae su teléfono.

Esto no es normal. La ansiedad y todos los malestares han existido pero, ¿causados por el uso de un celular? El phubbing no solo afecta al ignorado sino al practicante.

No phubbing

 

Aunque las aplicaciones del smartphone son para un uso accesible y eficiente del mismo, se han reducido al uso excesivo de redes sociales, mensajería instantánea y algunos juegos. La disponibilidad de estas plataformas es una obsesión entre algunos usuarios, pues muchos de ellos se encuentran perdidos si no están en línea. He aquí el principal problema del phubbing: la obsesión, una necesidad irracional por algo destinado más bien para uso recreativo.

Las contradicciones del smartphone se pueden ver en el phubbing. Según stopphubing.com, la comunicación entre los adolescentes está cambiando, ahora prefieren decir las cosas por texto que cara a cara. Incluso muchos de los problemas se arreglan vía smartphone que en persona.

25

Muchas veces, hasta relaciones amorosas tienen como base una plataforma virtual, y aunque sea un medio que podría mejorarlas, se ha tornado negativo, ya que tenemos la información a la mano de otras personas mediante sus redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea, las cuales permiten saber si alguien leyó tu mensaje y/o lo ignoró.

Aunque las aplicaciones deberían de ser utilizadas para saber información relevante y compartir datos importantes, se han vuelto la fuente de muchas relaciones personales, en vez de ser la conexión menos importante. Hay que tener cuidado con el uso que le damos al celular, pues puede jugar en nuestra contra.

Por fortuna, ya se han creado campañas virales  para evitar el phubbing, como el video “Look up”, de Gary Tuck que tiene más de 17 millones de visitas en la web. En él se da una  explicación de cómo las relaciones personales se están  modificando, ya que se prefiere hablar por el Smartphone que en persona; y aunque tengas miles de amigos, en tu espacio físico te puedes encontrar solo.

El objetivo de todas estas campañas es evitar el phubbing, una práctica molesta e innecesaria.  Y es que ya es necesario poner límites entre las relaciones personales y el smartphone antes de que éste se convierta más íntimo que hasta nuestra propia familia.

phubbing worlds

 

El phubbing tiende a crecer; sin embargo, la decisión final está en el usuario. Nosotros tenemos la oportunidad de establecer los límites y vivir el aquí y el ahora con las personas y el ambiente que nos rodea. Queda en nosotros crear relaciones e interacciones de calidad, en las cuales el contacto sea físico y no virtual.

Evitar el phubbing está en los usuarios, no en los teléfonos. Darnos cuenta de esto ayudará  a que la relaciones sean más fuertes y haya más confianza entre nosotros. Hay que darle al smartphone el uso para el que fue creado: acercarnos a las personas, no alejarlas.

 

Con información de stopphubbing.com y “Look Up”, de Gary Tuck. Entrevistas, Margarita Torres y alumna anónima de la Universidad Iberoamericana..

Por Alejandra Quevedo, alumna de Laboratorio de Comunicación Periodística, de Alicia Guzmán.

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s