La esclavitud en el futbol mexicano

A pesar de ser una de las ligas con mayor valor en el continente, la Liga Mx aún no da el salto a la élite y existen códigos que viven en la ilegalidad.

Por Rodrigo Sadurni/Editora Fernanda Sánchez

Año con año miles de carreras de jóvenes talento y de jugadores de Primera División se han visto afectadas e incluso han terminado debido a las leyes de “palabra” que existen en el futbol mexicano. Durante muchos años ha existido  un pacto o ‘ley’, refrendado de forma verbal por los 16 dueños de los 18 equipos de la Primera División mexicana, el cual se ejerce con total naturalidad en este país y hace oídos sordos a la normativa FIFA, contemplando que los intereses de cualquier club mexicano deben de prevalecer sobre los intereses de los jugadores.

Según este pacto, si otro equipo del territorio nacional quiere contratar los servicios de un jugador,  deberá asumir costos adicionales a la transferencia, es decir, hacer un pago correspondiente al club que lo formó como jugador bajo el concepto de “derechos formativos” además de homologar el permiso para que vaya a otro club, y de no ser así, el jugador se quedará sin jugar.

De esta manera en México existe una barrera insalvable para el futbolista, una especie de ‘esclavitud’ de la que, en el mejor de los casos, el jugador puede escapar emigrando de su país natal, siempre y cuando reciba ofertas en el extranjero. Desde hace algunos años los dueños los equipos del futbol en México incumplen con las leyes laborales de los futbolistas como también con artículos del máximo organismo del futbol mundial FIFA.

Casi quince años atrás los propietarios de los clubes del futbol mexicano se juntaron para formar reglas que no están estipuladas en el futbol mexicano y son solo pactos de palabras que tienen que cumplir al pie de la letra todos los equipos pues el principal objetivo de esto es “proteger la inversión” de los dueños.

El llamado “Pacto de Caballeros”, consiste en lo siguiente, cuando un jugador en el futbol mexicano tiene un contrato vencido, no queda en libertad absoluta, como lo señala el Artículo 18, fracción tercera del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA; el club mexicano interesado en ese elemento libre tiene que pagar a su club de origen —aunque ya no tenga contrato vigente— una cantidad negociada. De lo contrario, hay un acuerdo de palabra para que no sea fichado por ningún conjunto de nuestro país hasta, que el “daño” quede resarcido monetariamente. Esto, a pesar de que en 1990 la FIFA liberó un reglamento en protección de los futbolistas que estipula el aval para que el jugador negocie libremente su carta seis meses antes de concluir su contrato. 

Este pacto ha truncado carreras de jóvenes promesas que son los que se ven más afectados, como es el caso de Arturo Contreras, quién después de haber sido “corrido” de Pumas por una lesión en el ligamento cruzado tuvo que dejar de jugar un año para “obtener su libertad” y así poder contratarse con otro club. “Me rompí el ligamento cruzado defendiendo al club y así me lo pagó, estuve un año fuera de las canchas, a punto de quedar cojo y después de rehabilitarme 2 días antes de iniciar el torneo me dieron las gracias. En ese tiempo el entrenador era Raúl Servín y Memo Vázquez el director deportivo, me llamaron a la oficina y sin ninguna explicación me dieron las gracias. Y lo peor de todo es que no quisieron darme mi carta y cuando pasa esto no eres un jugador libre.”

La única opción que les queda a los jugadores es buscar contratarse en alguna liga extranjera, pero sí algún día regresan al futbol mexicano no podrán contratarse con ningún otro club al menos que el equipo en el que estuvieron en México de permiso para que lo haga. “ Me fui a  Sudamérica a hacer minutos en primera división para poder llegar con más experiencia al futbol mexicano, mi manager me consiguió una prueba con Rayados, me vieron bien y me ofrecieron un contrato, peor lamentablemente mi carta nunca dejó de pertenecer a Pumas, y Pumas pedía una cantidad ridícula (300 mil dólares) por mi carta, aparte hablé con la directiva de Pumas y les dije que si no me dejaban ir a otro equipo me dejaran jugar aquí y me dijeron que no, no te usan y no dejan que nadie más te use y en ese entonces yo ya no tenía contrato con ellos.”

En entrevista con el ex directivo del Club Pumas de la UNAM, Roberto Medina, comenta que estas dos leyes de palabra son una forma de proteger la inversión de los dueños de los distintos equipos del futbol mexicano. “El pacto de caballeros es una forma de esclavitud, es una forma de sostener al jugador, de hecho no existe ningún sindicato de jugadores, ni entrenadores, ni de preparadores físicos para defender los derechos del jugador.”

Al ser cuestionado sobre la multipropiedad de equipos el ex directivo universitario respondió que la liga mexicana, como otras ligas del mundo, dependen de empresarios con el suficiente capital para poder invertir y así hacer una liga competitiva. “Desafortunadamente tenemos que depender de gente que tenga los recursos, para ir mejorando y tener un mejor futbol en México. Yo creo que esa situación también hay una evasión fiscal de las instituciones , al ser dueño de más equipos se pagan menos impuestos, es un triángulo en el que financieramente les conviene tener muchos equipos.” 

Arturo Contreras 

Arturo comenzó su carrera en una filial de Pumas, para después integrarse a la cantera del Club Universidad Nacional.

Ante una fuerte lesión le cerraron las puertas en Pumas por lo que tuvo que dejar un año el futbol para poder ser jugador libre y así seguir con el sueño de ser futbolista profesional. Por lo que después del año que paró se integró a las fuerzas básicas del club Atlas.

La falta de oportunidad hizo que Arturo buscara nuevos horizontes fuera de México por lo que firmó en el equipo de 2da División Profesional de Uruguay “Sudamérica”. Después de una gran campaña y lograr el ascenso con el equipo logró concretar su sueño firmando un contrato de 1era División con el Independiente de Paraguay.

Sin haber debutado en la división mayor pero con mayor experiencia el representante de Arturo de nombre Christian Cuttier le consiguió una pre-contrato con Rayados de Monterrey, el acuerdo estaba en que Arturo realizara pretemporada con el 1er equipo y si daba el ancho firmaría un contrato de un año.

El ex canterano universitario cumplió con las expectativas pero no pudo firmar ya su carta pertenecía al Club Universidad Nacional, el cual se negó rotundamente a ceder los derechos del jugador y pedía una cantidad absurda, por lo que Rayados dejó de interesarse en Arturo.

Ante esta situación el jugador Contreras le solicitó a Pumas regresar ya que le habían negado su carta de libertad, solicitud que fue denegada y lo obligó a tomar la difícil y dura decisión de retirarse del futbol profesional.

Diego Eduardo de Buen

Diego-Buen-encamino-Tuzos_MILIMA20140507_0679_30

Actualmente Diego es jugador del primer equipo del Club Pachuca. Inició su carrera en Pumas a los 10 años de edad, club en el que también realizó su debut profesional diez años más tarde.

Al tener pocos minutos en el máximo circuito fue vendido al Puebla en donde gozó de todos los minutos del torneo de 1era división Profesional y con grandes actuaciones diversos clubes se fijaron en el entre ellos Chivas, pero al final Pachuca concretó su fichaje por un par de millones de dólares.

A sus 23 años Diego cuenta con diversos palmarés pues fue parte de procesos de Selección Nacional sub-17 y sub-20, con este último consiguió el tercer lugar en el Mundial de Futbol categoría sub-20. También fue parte del plantel que representó a México en la Copa América 2011.

Al ser cuestionado sobre el pacto de caballeros del futbol mexicano el jugador tuzo dice que al ser un pacto de palabra el jugador mexicano se ha visto en dificultades para defender sus derechos. “Te amarra hasta cierto punto, ya que si no tienes contrato no puedes ser elegible por otro club en México si tu club anterior no te deja salir. A mi afortunadamente no me ha afectado pero en algún momento me afectará.”

De las cosas rescatables de dicho pacto Diego menciona que es un deber de las televisoras transmitir todos los partidos de la máxima categoría, ya que de no ser por esta regla de palabra equipos como El Puebla no serían transmitidos en cadena nacional. Todo esto genera que el club obtenga más ingresos y gracias a esto los jugadores son muy bien pagados.

Abordando el tema de la multipropiedad de equipos el ex jugador puma menciona que la Federación Mexicana de Futbol y los dueños de los equipos llegaron a un acuerdo para eliminarlo durante los próximos años, sin embargo Diego ha pertenecido a dos multipropiedades (Puebla y Pachuca), las cuales tienen el soporte económico para tener a dos o más clubes y esto hace que la comida del jugador sea mejor.

“Sin la multipropiedad de equipos la liga mexicana se vería perjudicada porque me parece que no hay empresarios con el capital disponible para un equipo de futbol, los jugadores y los equipos sufrirían porque no habría nadie que los sostuviera”

Con información de Récord, ESPN, FIFA, FEMEXFUT. Entrevistas, Diego de Buen, Arturo Contreras y Roberto Medina.

Por Rodrigo Sadurni Sánchez, alumno de Laboratorio de Comunicación Periodística de Alicia Guzmán                                                            

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s