Vivir sin dinero: economías alternativas de la Ciudad de México

11005717_10155325595395374_845022181_n

Ron Mader/Creative Commons

 

Por: Aida Elías Calles
Comunicación 8º semestre 

El 68, Vietnam y el Let it be:
apuntes acerca de la economía alternativa en México

Es en la calle Tláloc, muy cerca del metro Normal, en donde se erigen los edificios de la Red Tláloc. El edificio con el número 40 tiene un zaguán de metal color verde. Dentro hay un jardín y escaleras para subir a los departamentos.

–Elegimos este barrio porque era proletario –dice Luis Lopezllesa, fundador de la Red Tláloc. Su cara de viejo sonríe. El cabello blanco cubre un poco las patas de los lentes chuecos. No endereza los lentes, pero sí se queja (un poco, solo un poco), de que el barrio ya no es tan “proletario” como antes.

Fue ahí, en la calle Tláloc, donde pusieron una casa colectiva en donde se hacía teatro, arte comunitario, performances…

Happenings –dice Luis–. Así les llamábamos, happenings.

Pensaban en el arte como una estrategia para tirar las barreras que se crean entre persona y persona; y entonces poder empezar a trabajar todos juntos, todos unidos. La Red Tláloc se estableció en 1971, muy poco tiempo después de los movimientos estudiantiles, de ese clima en busca de alternativas sociales que pareció replicarse en varios países del mundo.

–Justo después del 68. Después de las protestas por Vietnam, de los Beatles y su Let it be… –recuerda Luis–. De las primeras cosas que se hicieron fue una guardería. Muchos eran recién casados y empezaban a tener hijos. El lugar se llenó de niños y se empezaron a poner espacios para cuidarlos. Así nació la guardería. Después, empezaron a hacer lo que siguen haciendo hoy en día; proponer un nuevo sistema financiero.

 Veinte años no es nada:
lo que le sigue a la Red Tláloc

Después de Luis aparece Yadira, integrante de la Red Tláloc. Luis la oye llegar en su bicicleta. Minutos después aparece en la puerta una mujer de unos 35 años. A pesar de haber llegado andando en bicicleta, trae puesto un vestido largo de flores. Se sienta en una silla a tomar un té y comienza a hablar de la Red, del dinero, de la desigualdad, de los bancos (que no parecen caerle muy bien).

–El punto central del nuevo sistema financiero que buscamos es que el dinero no esté en el centro. En este mundo, el mercado lo rige todo. Lo que nosotros queremos poner en el centro es la vida.

Cada año se inicia un nuevo ciclo en la Red Tláloc. Se reúnen los participantes, y se les da a cada uno la misma cantidad de Tlálocs, las monedas de la Red que usarán para adquirir los productos y servicios que ofrece el grupo. Estas monedas no sirven para acumularse, sólo para circular. Al final del año, después de haber sido capaces de adquirir diversos productos y servicios, todos tienen que devolver sus Tlálocs.

–Con esto queremos decir que la calidad de vida no está en acumular riquezas, sino en poder adquirir las cosas que necesites para desarrollar tu vida adecuadamente, concluye Yadira.

Carlos Gardel cantaba en uno de sus tangos “veinte años no es nada”. Veinte años es lo que lleva de vida la moneda alternativa que propuso la Red Tláloc. Una moneda que todavía, después de dos décadas, sigue en fase de experimentación.

Por el hecho de que siempre existe una cantidad fija de Tlálocs, y de que todos los participantes de la red asumen el compromiso de ser tanto productores como consumidores, Yadira califica al sistema de “sumamente equitativo”. –Pero es solo una equidad numérica –reconoce–. Y eso no es suficiente.  Falta visibilizar lo gratuito. Las cosas que se ofrecen en lo que ellos llaman “el espacio del don”, en donde todo es gratis. O el tiempo no remunerado que ofrecen los que organizan los tianguis y trabajan para la red.

 Hora por hora:
El banco de tiempo

No todas las comunidades de economías alternativas utilizan monedas para los intercambios. Lluvia Ramírez utiliza el “Banco de tiempo”. –Es como el segundo paso que se está haciendo –dice, refiriéndose al trueque directo como un primer paso–. Una hora de tu trabajo equivale a una hora de mi trabajo. Si tú eres arquitecto y yo soy albañil, no importa. El hecho de que tú trabajes una hora para mí, equivale a la misma hora que yo, aunque yo sea albañil, plomero y tú seas médico.

Gracias al banco de tiempo, Lluvia no tiene que dar dinero a cambio de los servicios de contaduría, de dentista y de pediatra. Ella y su pareja hacen viniles decorativos. El tiempo que invierten en diseñar, producir y colocar los viniles es el tiempo que les da “gratuitamente” el médico que atiende a su pequeño hijo.

Mientras ella habla de la forma en la que –practicando el trueque y el banco de tiempo– lograron salir de un “bache económico”, Luka, su hijo, no se queda quieto. Corre tanto que Lluvia tiene que disculparse y se prepara para marcharse de la feria de trueque en donde se encuentra. Pero alguien se ofrece a cuidarlo, y Lluvia puede seguir hablando un poco más sobre cómo logró salir de sus problemas económicos.

–No teníamos clientes, pero aun así, fue una de las épocas en donde más viniles produjimos.

Producían los viniles no para sus clientes (en ese momento inexistentes), sino para sus compañeros del trueque. El pediatra, la dentista, la contadora… También con compañeros que comercializaban café y miel.

Para ella, las redes de economía solidaria son un mundo aparte. Uno en donde no hay desempleo. Suena lógico, si uno se pone a pensar que, en primer lugar, el concepto de “empleo” no existe en estas redes. Tan sólo existen compañeros que ofrecen cosas que son necesarias (y por lo tanto, siempre tendrán demanda) en la comunidad en donde viven.

–En este mundo, en esta economía alterna, no hay desempleados. No importa la crisis que se pueda venir, tú siempre vas a poder seguir haciendo lo que te gusta y dando un servicio a la comunidad. Y vas a poder adquirir todos los servicios, tanto básicos, como los que a ti [en particular] te hagan falta.

 Rompiendo la hegemonía de las monedas nacionales

El Euro no es la única moneda de Europa. En España se usa la moneda Puma, y en Bristol, Reino Unido, se utilizan las Bristol Pounds. En África están los Bangla-Pesa, monedas locales creadas en un poblado de Kenia. En Norteamérica, están las Ithaca Hours, un banco de tiempo que funciona en la localidad de Ithaca, Nueva York.

Brasil tiene una de las monedas comunitarias más exitosas del mundo, la Palma. Y Argentina creó, durante la crisis de 1995, una red de trueque que ahora, después de haberse expandido a otros países, se conoce como Red Global de Trueque (RGT).

Sergio “Cheko”, integrante de un taller de bicicletas que trabaja bajo el esquema de economía alternativa, observa no obstante un problema en el uso de ésta: que a veces desaparece sin más.

–El problema de muchos tiempos en donde ha habido crisis en otros países y donde surgen estas economías solidarias, es que cuando se vuelve a estabilizar el mercado y se vuelve a estabilizar la economía, se olvidan las economías alternativas.

Metzli y Rebeca, organizadoras de la feria de trueque de la UAM Iztapalapa, parecen ser más optimistas al respecto. Bajo los efectos de la marihuana que todos parecen fumar en los “prados” de la UAM-I, se interrumpen la una a la otra, y terminan concluyendo que una vez interiorizadas las prácticas del trueque, las personas continúan llevándolas a cabo. –De ya vivir truequeando no se sale –dice Rebeca. Después finge que es un hombre, un amigo suyo, que dice:

–Es que yo soy adicto al intercambio güey. Es bien rico truequear sin varo.

Si quieres participar en las economías alternativas:
· De las más populares redes de trueque en la Ciudad de México, con más de 10 mil miembros, “Intercambiemos, si no, regalemos”.

· Grupo de trueque en el DF, con alrededor de mil miembros, “Trueque REAL: Si el Intercambio te sirve y me sirve, cambiemos”

Anuncios

Un pensamiento en “Vivir sin dinero: economías alternativas de la Ciudad de México

  1. Pingback: Communications Degree | Arturo´s PoV

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s