Between the Buried and Me: metal progresivo en el Lunario del Auditorio Nacional

Este sábado 21 de febrero, mientras Gloria Trevi ofrecía lo que seguro fue un concierto épico y legendario en el Auditorio Nacional, una banda de metal técnico, melódico, death se lució en el Lunario.

Por: Luis Palmeros
Comunicación

Quizás la extravaganza de más de dos horas y media de Gloria Trevi se convertirá en un clásico de conversaciones de mercado en domingo. Pero a un costado, en un lugar más humilde, se presentó una banda estadounidense que en una hora con veinte minutos dejó una fuerte impresión en un público mexicano más selectivo.

betweentheburiedandmeGif

Al punto de las nueve de la noche, las afueras de ambos recintos estaban abandonadas. Tanto el Lunario como su impactante vecino estaban abarrotados de fanáticos muy distintos. Los únicos que se movían en los alrededores de los conciertos eran los vendedores ambulantes y policías de la ciudad, los dos como buitres hambrientos en espera de la última nota de música.

El Lunario del Auditorio Nacional es un lugar impecable para conciertos: tiene buena acústica, una presentación sobria y la capacidad suficiente como para acoger a una audiencia muy particular. En cuanto se terminaron las escaleras de subida, en cuyo trayecto se muestran cuadros de presentaciones pasadas, el olor a cuero y testosterona asaltó los sentidos.

El público del metal progresivo es uno especialmente diverso. Algo que queda muy claro es que tienen a los seguidores más fieles en la música, pues empiezan desde muy pequeños y le siguen hasta con canas, lentes y zapatos ortopédicos. Combina la violencia y pasión que muchos necesitan en la pubertad, con progresiones y cambios de tiempo que apantallan a un experimentado fanático de jazz. Between the Buried and Me es un grupo que ofrece una mezcla abusiva de estas características y su concierto fue una avalancha de notas y técnica.

Los estadounidenses fueron carismáticos en los pocos segundos que aprovecharon para interactuar con el público, pero en el escenario lucieron minuciosos, como cirujanos perdidos en la complejidad de su operación, y es que a pesar de un error cerca del final del concierto (un inicio en falso en “Selkies”), Between the Buried and Me tocó con la precisión de una experimentada banda de jazz en Nueva York. El Lunario fue evidentemente un lugar perfecto para verlos en vivo.

Between the Buried and Me es una banda de metal que hizo sudar a su público (al final el lugar olía feo y se sentía un denso ambiente de calor humano) pero aun así fue un show lo suficientemente sofisticado como para engalanar a uno de los mejores lugares para ver música en vivo en el Distrito Federal, probablemente una experiencia mucho más refinada que lo que estaba sucediendo al lado.

Foto de portada: Eyescream Productions

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s