¿América o Pumas? La rivalidad futbolística no puede hacerle frente al amor

Por: Pedro Alcántara – @diegoglvez1
Comunicación, 8° semestre

El fútbol mexicano se caracteriza por tener a cuatro equipos grandes: Chivas, América, Cruz Azul y Pumas. Estos cuatro clubes son los que dominan el balompié nacional, pues entre ellos se dividen a la mayoría de la afición mexicana.

Tres de ellos se ubican en la Ciudad de México: el América es el más ganador de todos los tiempos, con doce títulos, Cruz Azul es el “eterno” subcampeón y Pumas era el único -hasta hace dos años- bicampeón de México. Los seguidores mexicanos tienen ya una tendencia marcada.

Daniel Quintana Chávez, de 22 años, es un fiel seguir del fútbol en México. Aficionado al Club América de México, cuando se le preguntó sobre su estilo de vida a través de su afición a este deporte, tan sólo dedicó unas palabras.

“Más que un deporte es un estilo de vida, el fútbol me genera mucha pasión”, respondió Quintana con una sonrisa y una mirada que reflejaba una satisfacción, una plenitud que sólo le da el balompié.

La vida de Daniel está enfocada plenamente en el fútbol. Como se diría en el argot mexicano, “desayuna, come y cena fútbol”.

Desde “que tiene uso de razón”, su vida ha girado en torno a un deporte que ha tenido un alcance mundial. Redactor y reportero en una página de deportes, Daniel asiste normalmente a los estadios de fútbol en el Distrito Federal, el Estadio Azteca donde reside su equipo, el Estadio Azul cuando hay un llamado “Clásico joven” entre América y Cruz Azul, y el Estadio Olímpico Universitario, a donde asiste por meras cuestiones laborales.

Yamilet Hernández Monroy es una empresaria independiente que dedica sus horas libres al estudio. En su vida el fútbol ha sido simplemente un deporte, once jugadores en cada lado de la cancha que pelean un balón para llevarlo al fondo de cada una de las porterías.

“Para mí el fútbol siempre había sido un deporte de distracciones que consta de dos equipos, el cual uno juega para lograr puntos y calificar como campeón”, admitió Hernández.

Universitaria de corazón, Yamilet se dice seguidora de los Pumas de la Universidad Autónoma de México. Su visión a largo plazo desde que era pequeña siempre fue verse como universitaria, no forzosamente de la UNAM, pero sí de alguna otra academia.

Con una visión totalmente distinta sobre el fútbol, Yamilet y Daniel se conocieron un 27 de septiembre en un cine, según él, o un día en la universidad según ella. La locución de radio es un objetivo de ambos, y es que de acuerdo con Hernández, fue después de un programa de radio llamado ADN Deportivo cuando conoció al que hoy es el amor de su vida.

10806290_10205601857223621_8634429922120945677_n

Foto: Yamilet Hernández

 

¿Desde hace cuánto son aficionados al fútbol?

Daniel: Desde que tengo uso de razón.

Yamilet: Desde hace 10 años pero no es afición como tal, no. Me gusta, lo apoyo pero no me veo como los que lloran, se enojan y pelean por su equipo.

América y Pumas representan una de las rivalidades más añejas en el fútbol mexicano. Cuando ambos equipos se enfrentan en la liga, la ciudad se paraliza. Sin poder definir exactamente la cantidad de seguidores por equipo, los doce títulos de las Águilas, frente a los siete de los felinos hacen vibrar centímetro por centímetro el Distrito Federal.

¿La afición al fútbol puede influir en un relación amorosa? Luego de año y cinco meses de haberse jurado amor eterno, Daniel y Yamilet han demostrado que las rivalidades son dentro del campo y no fuera de él.

¿Su afición al fútbol ha influido en su relación?

Daniel: Sí y mucho, primeramente porque hemos vivido juntos fútbol y mi novia me apoya en mi trabajo.

Yamilet: Para nada, al menos en mí no, tal vez sí haya cosas como desacuerdos de pensamientos, de equipos pero no más, siempre tuve que competir con el fútbol para tener la atención de Daniel (risas).

Ser rivales futbolísticos no les ha impedido disfrutar de un buen partido de fútbol, pues han asistido al menos a cinco encuentros, y pese a que cada vez que asisten a un América-Pumas el triunfo es para los universitarios, Daniel y Yamilet disfrutan de su amor más que del fútbol.

El perfil de un aficionado al América es sin duda alguna ser pasional, saber de fútbol y gozarlo minuto a minuto. Un perfil no muy alejado es el del aficionado de Pumas, que pese a tener la etiqueta de ser “universitario” (y serlo), también requiere de pasión, carácter e inteligencia, aunque a veces toma el minuto a minuto de un cotejo como algo cultural.

793805_10202265434415136_262606593_o

Foto: Pedro Alcántara

 

¿Qué opinan de las rivalidades del fútbol mexicano?

Daniel: Hay muchas rivalidades, hay unas más grandes que otras y mientras sea rivalidad deportiva, está bien.

Yamilet: La rivalidades en el fútbol soccer tienen ciertos sectores en la población, entre ellos la afición más que nada, ya que la adscripción a un club o a otro muestra diferentes identidades regionales, como manifestaciones de tensiones políticas, económicas o histórico-culturales.

Así mismo, la concepción de Yamilet sobre el fútbol ha cambiado desde que Daniel llegó a su vida, y pasó de ser un deporte de distracción y de familia, a “verlo con más criterio; el fútbol no es sólo un juego sino también un deporte de mucha disciplina y coordinación”.

Yamilet tiene mucha razón en sus palabras, el fútbol conlleva mucho más que 22 jugadores dentro de un campo disputando un balón. Un partido de fútbol es también una tradición, a veces a algún equipo o a algún jugador. El fútbol no se disfruta igual si no es en familia, o en compañía de tus seres queridos.

¿Cuántas parejas que dividen su afición a dos equipos diferentes no existen en el fútbol mexicano? Las rivalidades son meramente deportivas, culturales quizá, pero Yamilet y Daniel, con apenas año y cinco meses de estar juntos, mantienen viva esa prueba de que la fidelidad a un club es deportiva, y no social.

Por supuesto, en México nos caracterizamos por querer tener la razón y aunque Daniel ha insistido con un cambio de equipo hacia Yamilet, ella ha respondido con un contundente NO: “jamás le haré caso, tal vez apoyo, critico, analizo, y sé que su equipo es América, un equipo que sólo es bueno en puntajes, no en juego”.

Finalmente no podía faltar está pregunta, y es que el amor no puede destruir la “grandeza” de un club, a la vista de sus seguidores.

¿Quién es más grande, América o Pumas?

Daniel: América porque tiene más títulos, así de fácil.

Yamilet: Para mí lo es Pumas, porque un equipo es uno mismo, aunque si “grande” quiere decir títulos o puntajes, lo es América, es bueno como ganador pero como equipo jamás logrará triunfar, ya que su egolatría por ser ellos deja fuera a un buen equipo y eso lo hace ser malo.

Foto de portada: Pedro Alcántara

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s