La Roma Records: una tienda de vinilos en el siglo XXI

Por: Luis Palmeros – @Lpalms
Comunicación, 8° semestre

En el corazón del afamado barrio capitalino, se encuentra un pequeño local con una vasta colección de discos de vinilo, con una curaduría envidiable aún para las grandes cadenas que se adueñan del mercado. La Roma Records es una excelente alternativa para los puristas y coleccionistas frente al sonido grabado en un siglo digital.

Con el regreso del vinilo a las preferencias, y el consumo masivo, es puntual un reportaje de esta naturaleza. Platicamos con el fundador de La Roma Records, César Sánchez, quien explicó los procesos de curaduría y consumo, más el valor y sentido de su negocio en el siglo XXI.

Vivimos en una era digital, una época en la cual tanto la sociedad como los medios promueven el consumo inmediato, efímero y cómodo, en este sentido, el vinilo sería un símbolo de una contracultura en cuanto al consumo del sonido grabado.

Optar por la música análoga resulta en una decisión un tanto complicada. Primero, se requieren mayores recursos monetarios, se debe invertir en un tocadiscos (el cual requiere de distintos cuidados y precauciones) y los discos en sí mantienen un precio más elevado que el de un CD o un álbum digital. Segundo, es más difícil encontrar álbumes en este formato ya que su producción requiere de mayor tiempo y dinero. En este contexto existe La Roma Records.

“La idea del local nació de un proyecto que tengo con uno de mis socios” cuenta César. “La idea la habíamos planteado y querido realizar en 2000, pero no se pudo llevar a cabo por falta de recursos y se pausó el proyecto hasta 2012, que fue el año en que pudimos arrancar con el proyecto”.

Sí, el proyecto es aún nuevo, pero su catálogo musical está tan actualizado como amplio y profundo en materia de géneros, artistas y décadas. La gran curaduría de La Roma Records es uno de sus mayores atractivos sobre lo que César comenta:

“La curaduría está dividida, yo me encargo mucho del rock, Paty de los dos, tanto electrónica como rock, Elías se dedica más bien a la electrónica y sobre todo los discos que tenemos para DJs: Remixes, 12 pulgadas, etc.”

César acepta pedidos; comenta que el público pide discos tanto de décadas, como de días atrás: “Hay mucha gente que siempre busca los new releases (nuevos lanzamientos), pero también es muy grande el núcleo de gente que busca clásicos de los 60s, 70s, etc.”

El siguiente punto en la conversación fue inevitablemente el de los best sellers del año, con el objetivo de puntualizar el consumo de la clientela. Random Access Memories de Daft Punk, AM de Arctic Monkeys y… Like Clockwork de Queens of the Stone Age fueron los tres títulos que mencionó César, los de mayor demanda el año pasado. Los tres materiales son de 2014 y de artistas contemporáneos, es apropiado decir que la novedad y puntualidad son factores importantes para los coleccionistas mexicanos, cuyas edades son variadas de acuerdo con César,

“Es muy amplio el abanico de edades. Sí hay chavitos entre los veinte años y también gente adulta, de cincuenta o más años… coleccionistas de toda la vida. Yo antes, en una época, te estoy hablando del ’92, por ahí, yo vendía en el Chopo, y de hecho yo aquí me he encontrado con mucha gente de esa época, que siguen coleccionando, desde hace 20 años.”

romarecords2

Foto: Luis Palmeros

Platicando de la vigencia del disco de vinilo, el fundador de La Roma Records habla de un regreso, no estabilidad, a través de las décadas: “Yo creo que unos de los factores más importantes en su regreso [del vinilo] son el audio y el culto al objeto. Nunca se va a comparar el comprar un álbum en iTunes, y nada más ver el arte en un display de dos centímetros, a tener la sensación del objeto. Va de la mano el diseño gráfico, si es un disco doble o triple, si se abre de una manera u otra, esa emoción no la provocará ningún disco que compres en formato digital.”

El disco de vinilo se comercializa en tres variantes de diámetro: 12, 10 y 7 pulgadas, y son editados a diferentes velocidades, 45, 33 y 16 revoluciones por minuto, esto nos lleva a una clasificación de los discos:

  • Sencillo: 7 pulgadas, grabados a 45 RPM. Una canción por lado.
  • Extended Play (EP): 7, 10 o 12 pulgadas, grabados a 45 o 33 RPM. 2 o 3 canciones por lado.
  • Long Play (LP): 12 pulgadas, 33 o 16 RPM. 4 o más canciones por lado.

Técnicamente hablando, la grabación en vinilo es superior a la grabación digital ya que el sonido digital está codificado en un sistema binario. El CD no lee todo el código, deja microespacios sin reproducir. Este error de tiempos se llama Jitter. El cerebro humano llena estos hoyos de manera natural, por lo tanto el escucha no se da cuenta fácilmente del error del CD. La realidad es que el sonido análogo es el más fiel a la grabación original del artista, pues es una réplica.

En relación a la aparente superioridad del vinilo, se publicó en la revista Time Out la teoría de Neil Young, en la que piensa que como el CD está compuesto por un código binario, nada se esconde de la sensibilidad del oído. Lo que se escucha en una primera ocasión es lo que contiene el CD, esto conlleva a que el cerebro no se sienta impulsado a escuchar un disco por segunda vez, la música ha sido descifrada y no requiere de repetición.

Se dice que en realidad no se está escuchando música grabada, sino códigos y frecuencias que recrean el sonido de la música. El escucha purista que compara al sonido digital contra el análogo, afirma que el vinilo es cálido, natural y provoca menos cansancio que el sonido frío, comprimido y procesado del CD. Esta superioridad es real para los puristas del sonido.

vinilgif

El disco de vinilo también se ha convertido en un objeto de fetichismo. Estéticamente el vinilo es un medio de expresión de arte pop y hasta la fecha existen portadas icónicas como las de los Beatles que han resultado en un referente cultural para la historia de las artes. El formato del vinilo es más grande, por lo tanto las portadas resultan mucho más atractivas e impactantes.

Para César y algunos de sus clientes, la diferencia entre venir a un lugar como la Roma Records y acudir a una cadena es clara: “Yo lo que creo es… y no te lo digo como propietario sino como cliente, en primera la curaduría y en segunda el intercambio que se da entre vendedor y cliente. En una tienda de cadena no tienes ese intercambio y no hay retroalimentación. Yo te puedo decir que la gente que viene a comprar se queda aquí platicando de música y se dan conversaciones interesantes, esas son cosas que hacen la diferencia”, asegura.

“También nuestro modelo está inspirado en una tienda de Londres, dónde comprábamos nuestros discos, desgraciadamente ya no existe, pero ahí estaba la diferencia, de un lado este local y del otro una mega tienda, era impresionante que en las tres o cuatro veces que fui ahí, me metía a la mega tienda que abarcaba como una manzana completa y la tienda chiquita de enfrente tenía cosas que ellos no tenían. Eso nos está pasando a nosotros actualmente, creo que tenemos una curaduría bastante respetable” concluye César Sánchez.

DIRECCIÓN DE LA ROMA RECORDS

La Roma Records está ubicada en Álvaro Obregón #200 Bis 1, Colonia Roma. Atienden de lunes a sábado, de 12 a 8 pm, y domingos de 12 a 4 pm.

Foto de portada: Luis Palmeros

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s