La guerra por el Amiibo, la nueva mina de oro de Nintendo

Por: Elías Arriazola – @EliasArriazola
Comunicación, 9° semestre

Tú no te le puedes poner al tú por tú a un cliente, sólo dile que se canceló la preventa y ya. A un güey casi se lo quería madrear un cliente.

Palabras más, palabras menos, así trataba de calmar un empleado de una tienda de videojuegos a su compañero, luego de que -aparentemente- recibiera insultos vía telefónica de un cazador más de Amiibo, el nuevo as bajo la manga de Nintendo.

Los Amiibo son las nuevas figuras de personajes de videojuegos lanzadas a finales del año pasado por la japonesa Nintendo. Dotados de tecnología NFC, que les permite interactuar con varios videojuegos al entrar en contacto con el control del Nintendo Wii U o de la New Nintendo 3DS, los Amiibo se han convertido en las últimas semanas en uno de los objetos más deseados por los gamers mexicanos.

En tiendas cuestan 239 o 249 pesos, pero debido al desabastecimiento de figuras, por internet o en zonas comerciales como la Frikiplaza pueden ir desde los 800 pesos hasta más de mil pesos, en los casos de los Amiibo más difíciles de encontrar, como lo son Marth, Wii Fit Trainer y Villager.

Como pan caliente

El éxito de los Amiibo se mide en millones: a finales de enero de este año, “La Gran N” (como se le conoce a Nintendo) anunció que ya se habían vendido más de 5 millones 700 mil unidades desde que salieron a la venta en noviembre de 2014. Link, Mario y Pikachu son las tres figuras más vendidas, dejando claro cuáles son los personajes más populares de Nintendo.

Como un efecto de bola de nieve, estos números también contribuyeron al éxito en ventas del New Nintendo 3DS, el nuevo modelo de la consola portátil que permite escanear a los Amiibo para interactuar con títulos como Super Smash Bros., entre otros.

Foto: Raj Deut CC

Foto: Raj Deut CC

¿A QUÉ SE ATRIBUYE EL éxito DE LOS AMIIBOS?

Interesado por los comentarios que escuché, y por el efecto que tuvieron los Amiibo en México, me decidí a comprar uno, para saber “qué se siente” tener una de estas figuras en la mano, y para investigar más sobre el tema, aún sin tener una consola compatible con ellos.

Fui a un par de tiendas, donde me explicaron cómo funcionaban los Amiibo, y de paso me dieron una lección de Skylanders y Disney Infinity, dos videojuegos con sus propias figuras. En el primero uno compra figuras de monstruos de distintos elementos (según entendí), mientras que en el título de Disney, los personas disponibles son los clásicos de la franquicia, y ahora también los superhéroes de Marvel.

“Pero si te vas a comprar el Disney Infinity, espérate unos meses, porque ya va a salir el de Star Wars. Ya ves que Disney compró a Lucas Films”, me dijo vendedor de la tienda, experto en el tema.

Regresando a los Amiibo, finalmente me paré frente a la pared de figuras para elegir cuál compraría. Estaban las figuras de Luigi, Peach, Yoshi y Diddy Kong a destajo, como si nadie buscara a esos personajes (de hecho las tres primeras figuras van a ser descontinuadas para darles lugar a los mismos personajes, pero en posiciones diferentes).

En menor cantidad estaban otros personajes, como Yoshi y Sheikh. Fue entonces cuando vi en un rincón a Pikachu, el Pokémon que de niño me caía mal (la popularidad se le subió mucho al ratón amarillo), pero que ahora de adulto me atrajo. Tal vez la misma nostalgia jugó conmigo. Agarré a mi Pikachu, pagué los 239 pesos y salí de la tienda.

IMG_0674

Foto: Elias Arriazola

 

El efecto de mi nuevo Amiibo fue inmediato: no tenía ningún juego con el que pudiera usarlo, por lo que rápido entré a otra tienda a buscar el New Nintendo 3DS. Malas noticias: por el mismo problema que los Amiibo (mal clima en un puerto estadounidense), la nueva consola portátil no se puede encontrar en México, a menos de que uno quiera comprarlo con gente que no paga impuestos.

Todo un fin de semana busqué la consola. Fui de Santa Fe al Centro de la ciudad, y de ahí a Plaza Universidad, donde supuestamente había uno disponible. Cuando llegué a la tienda, me dijeron que habían regresado la consola por un defecto que tenía.

Finalmente dejé para otro momento la compra del New Nintendo 3DS y me volví a enfocar en los Amiibo. Nintendo lo hizo bien: la falta de unidades en el mercado hicieron que se convirtieran en objetos del deseo, y que uno mismo quiera comprarse una figura en cuanto la ve en la tienda. “No vaya a ser que ya después no la encuentre y me la quieran vender en 800 pesos”.

Así sucedió cuando vi el Amiibo de Toon Link. A pesar de ser una figura bastante común todavía en México, la fineza con la que está pintado y las características propias de ese personaje (en su momento fue odiado por los fans de The Legend of Zelda, debido a su diseño de caricatura y sus grandes ojos) hicieron que desembolsara otros 239 pesos. Ya tenía dos Amiibo. Ambos sólo de adorno.

IMG_0673

Foto: Elias Arriazola

 

Esta primavera saldrán a la venta nuevas figuras, incluyendo la nueva colección de Super Mario Bros., que incluye un Mario dorado que se agotó en menos de media hora en Estados Unidos, y cuyo precio en reventa puede superar los 3 mil pesos.

Lo cierto es que me sentí como niño chiquito comprando mi Pikachu y mi Toon Link. El efecto de los Amiibo en México podría compararse con la exposición Obsesión Infinita de Yayoi Kusama, que hace un par de meses abarrotó el Museo Tamayo gracias a un efecto viral. En el caso de las figuras de Nintendo, el pánico podría ser el principal responsable.

Así que si todavía estás acostado en tu cama o sigues en tu casa disfrutando del puente en pijama, tal vez deberías ponerte lo primero que encuentres en tu armario (o tirado en el piso) y salir a una tienda de videojuegos o departamental y ver los Amiibo que hay disponibles. Si eres fan de Nintendo, y aunque no tengas un juego con el que lo puedas usar (como en mi caso), la sola figura vale los 239 pesos.

En Japón pensaron que los Amiibo no tendrían éxito, por ser muy “grandes y caros” para lo que hacen. El caso mexicano demuestra todo lo contrario. En Japón no saben cómo somos los mexicanos.

Foto de portada: Elias Arriazola

Anuncios

2 pensamientos en “La guerra por el Amiibo, la nueva mina de oro de Nintendo

  1. Tienes mucha razón la obsesión por los amiibos se dio a raíz de que Nintendo diera a conocer la escasez de los mismos, mi plan era juntar varios e ir comprando poco a poco, el primer mes de lanzamiento (o tal vez menos) en México cada que acudía a alguna tienda veía el anaquel abarrotado de amiibos, y de vez en cuando compraba uno, coleccionarlos poco a poco era mi idea, pero poco tiempo después Nintendo lanzó la gran bomba “dejaremos de producir los amiibos menos vendidos como wft o Villager” la bomba si que explotó, en menos de dos días, las tiendas se vaciaron, dejando solo amiibos típicos (mario, kirby, peach) etc. Y a partir de ahí Nintendo sigue con el mismo truco, “para que sacó más muñecos de lo mismo pudiendo sacar nuevos para que la gente compre” y si hasta la fecha hay 2 oleadas nuevas y ni una seña de una producción de amiibos pasados, pero bueno como parece, Nintendo es feliz llenando sus bolsillos, dejando que el revendedor se aproveche de todo esto.

    Le gusta a 1 persona

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s