Cómo simplificar tu rutina de belleza en 10 días e incomodar a los demás en el intento

Por: Maxim Zaragoza @shukulele
Comunicación 7º semestre

Sniff, sniff, escucho. Tal vez es la paranoia pero creo que alguien me huele a lo lejos. El maestro ya me dijo que compartí demasiada información. Mi mamá ya me ve con ojos de mamá: de los malos.

– Ay, ya lávate el pelo

Mamá, tengo una misión, pensé. No lo dije en voz alta porque respeto/temo la intuición de las mamás. Llevo una semana sin lavarme el pelo y, aunque no hay moscas a la vista, siento que las vistas me acechan como moscas.

11079385_10153305417930809_1933660613_n

Foto: Maxim Zaragoza

 

Guácala

Hace diez días leí un artículo sobre celebridades y sus innovadores rituales de belleza: pasta de dientes orgánica, baños de agua Evian, desodorantes naturales y no lavarse el pelo. Como las celebridades han decidido que ya no se necesita la mascarilla de diamantes para ser cool, decidí unírmeles. Decidí intentarlo todo: la pasta, el desodorante y el pelo. Es barato y es todo lo que uso en el rito mañanero. Y si puedo estar más cerca de las celebridades, las revistas me han enseñado que lo debo intentar.

Kim Kardashian se lo lava cada cinco días, Lorde cada dos semanas y Shailenne Woodley cada mes. La internet está llena de cosas maravillosas. Lorde y yo tenemos el mismo tipo de pelo y como un mes parece demasiado (y Kim no es mi Kardashian favorita), decidí redondearlo a diez. Diez días de no lavarme el pelo y hacer mi propia pasta de dientes y desodorante.

Día 1

La receta para la pasta y desodorante se parece mucho a los remedios de las tías del mundo, intuición que también respeto, pero se ve más bonito en Pinterest. Y si las revistas me han enseñado algo es que se le hace más caso a lo bonito que a las tías. Un día de no lavarme el pelo no es nada nuevo. Mi mamá se ofrece a comprarme una pasta nueva y un desodorante “rico”. Ash, mamá.

Pasta de dientes casera. #homemade

A post shared by Maxim Zaragoza (@shukulele) on

Desodorante casero. #homemade

A post shared by Maxim Zaragoza (@shukulele) on

 

Día 2

No sé si fue la emoción del primer día pero no recordaba que la pasta supiera tan mal. Es muy salada y como no tenía aceite de esencia de menta, improvisé con el de lavanda. No fue una buena idea. Cierro los ojos y pienso en celebridades. Va por ustedes. Dos días de no lavarme el pelo tampoco es nuevo. Mi mamá se ofrece a comprarme una pasta nueva. Mis axilas nunca habían estado tan suaves. Huelo a coco.

11076040_10153305415740809_265641534_n

Foto: Maxim Zaragoza

 

Día 3

Mi pelo se empieza a alaciar. Comí salmón para hacer la prueba: la pasta de dientes funciona. Mis axilas están más suaves que cualquier bebé que conozcan. No hay mamás a la vista.

Día 4

Giro inesperado: mis dientes se empiezan a alaciar. Al parecer, el bicarbonato de sodio es abrasivo. Disminuyo la cantidad de pasta. Pasta es un término muy amable para lo que es. No importa, es limpieza llevada al extremo, pienso. Mi pelo parece estopa de acero. Decido cepillarlo y ponerle aceite de coco. Mi pelo ahora es más suave que mis axilas. A las modas, gracias. Mi mamá empieza a llamarme Satsuki. El segundo nombre nunca es buena señal.

Día 5-6

Olvidé estudiar detenidamente mis axilas, cabeza y boca. Perdónenme, ¿sí? Pero recuerdo que fue cuando la presumida empezó. Todos querían tocarme el pelo y los dejaba porque estaba orgullosa de mi cabellera de sirena. Nunca ofrecí mis axilas: no me gustan las cosquillas. Y en el mero final le puse: algo saben las celebridades. Quién sabe qué.

Día 7

Los olores empiezan. Fui a una fiesta y no llegué a mi casa. Si se lo preguntaban, el desodorante les va a ser fiel doce horas, más o menos.

[Nota personal: llevar un poco en mi bolsa. No obstante, mi cabello es fabuloso. Mis chinos son perfectos y rebotan como querubines en nubes de azúcar y amor. El “aceite natural del cabello”, como dicen las celebridades (las tías y los mortales le dicen cebo) llega hasta las puntas de mi cabello. Guácala. Guácala. Guácala. Mi mamá amenaza con dejar de hacerme desayuno.

11084491_10153305415600809_977294826_n

Foto: Maxim Zaragoza

 

Día 8

Renuncio a la pasta. Renuncio a los desayunos. Ocho días son demasiado. Siete son perfectos. A Lorde, disculpas, pero ¿¡qué chingados?!

Día 9

Por suerte es domingo y se justifica el enclaustramiento. Nunca había hecho una trenza tan apretada. Me duele/huele la cabeza. Quiero pensar que se confunde con el del desodorante.

Mis axilas son hermosas. Mis amigos jipis me apoyan. La amiga nutrióloga me juzga. Mi mamá me desconoce.

Día 10

Mi mamá me vuelve a hacer el desayuno porque piensa que hoy ya lo lavé. No le digo la verdad porque me gustan sus desayunos. Pero si no nota que no me he lavado el pelo en diez días, entonces en verdad no puede estar tan mal. No lo está. Sigo oliendo a coco.

Confieso que esperaba piojos para una buena historia. Pero la verdad es que, aunque que fue incómodo romper el hábito, no fue nada del otro mundo. Entiendo ahora la importancia del facial de diamantes entre las celebridades. Definitivamente es más glamouroso. Sin embargo, hay algo mágico en no lavarte el pelo que te hace sentir más parte del mundo. Te dan más ganas de aire, tal vez para orearte. Pero algo de eso me gustó.

La industria de los productos de belleza es un gran negocio. Nos hemos acostumbrado a lavar el pelo todos los días, el cuerpo todos los días. Cualquier cosa diferente es “guácala”.  Cuando de hecho, hay estudios que dicen que bañarse constantemente remueve feromonas de la piel, lo que evita que se estrechen lazos interpersonales.

También dicen que pierdes atractivo. Y para no arriesgarme, decidí incorporar el desodorante casero a mi rutina diaria y lavarme el pelo una vez a la semana de ahora en adelante, sólo por si las dudas.

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s