Crónica: La cue$$$tionable comodidad y lujo de Uber

Por: Angel García — @azucar53
Becario PRENDE

El reto era llegar por cuestiones escolares a la Condesa, ubicada en el centro de la Ciudad de México. Para llegar ahí era necesario tomar un taxi que llevara al autor de este texto a la estación Observatorio, partiendo de la avenida Prolongación Paseo de la Reforma, justo enfrente de la Ibero.

Luego de escuchar comentarios por parte de amigos y conocidos acerca del servicio de “taxis” Uber, bajé la aplicación, actualicé mis datos y pedí una unidad del tipo UberX.

Sólo pocos minutos tenía que esperar para que llegara a mi lugar de estancia un taxi. Siete minutos después,  llegó el automóvil Cruze color gris que sería mi medio de transporte hacia la estación de metro Observatorio.

Su conductor era un señor de edad avanzada de nombre Mario. Vestía una camisa blanca con cuadros gris, y corbata. El señor parecía mostrar por completo los requerimientos de etiqueta que la empresa pide para sus conductores.

Al iniciar el recorrido el trato fue atento y amable. La primera pregunta fue si la temperatura del vehículo era la correcta, a lo cual contesté que estaba un poco frío. Mario bajó dos grados a los controles del clima.

Unos kilómetros después, ya en la intersección entre la carretera que viene de Toluca y el Paseo de la Reforma, inició la conversación entre la competencia que existe entre los conductores de Uber y los taxistas establecidos.

Mario me contó que una vez un taxista no permitió que su cliente se subiera a su vehículo y lo amenazó con partirle su madre.

De acuerdo con Mario, la zona más peligrosa para los conductores de Uber es la Condesa, ya que aquí están los taxistas de sitio quienes impiden que los usuarios aborden la unidad.

Tratamos de hablarle antes al cliente y decirle que lo esperamos media cuadra adelante o media cuadra después para evitar problemas con los taxistas, comentó.

También especifica que su trabajo no es un servicio de taxi común, sino un servicio particular de choferes.

Es como si usted contratara un servicio de choferes particular en su casa, nada más que nosotros somos de un rato.

Luego de enterarse por su hermano de esta oportunidad de empleo y ante la falta de espacios en el área de ventas en donde trabajó durante años, Mario decidió tomar esta opción para llevar dinero a su casa.

Además de cubrir una cuota obligatoria  de 1,200 pesos por día, que es más de lo que la mayoría de los taxistas ganan en un mismo periodo de tiempo, Mario comenta que esta forma de trabajo es muy cómoda.

 “No tienes un patrón que esté tras de ti presionándote para cumplir con la meta. Si yo estoy cansado me puedo desconectar e irme a mi casa a dormir, en lugar de poner en riesgo al cliente”, comenta mientras el tráfico se hace más intenso sobre avenida Constituyentes.

Como una forma de tratar de lidiar con la lentitud del camino, Mario ofreció una botella de agua y unos dulces de menta. Me preguntó si llevaba prisa, ya que cuando un cliente sufre estrés por no llegar a tiempo a su lugar de destino,  él también toma esa sensación como propia.

20150318_150845

Foto: Angel García

 

Una hora veinte minutos después de abordar el automóvil, por fin llegué a la estación del metro Observatorio.

“Un gusto en conocerlo y aquí estamos a la orden”. Sonrió, me dio la mano y se retiró del lugar.

Fue así como Uber me dejó contento con su servicio, esto antes de conocer el costo de 215.88 pesos por el trayecto, lo que me hizo reflexionar sobre la relación costo-beneficio de este servicio.

IMG-20150318-WA0005

Foto: Angel García

 

Después de pasear por una horas en el centro de la Ciudad de México, llegué otra vez a la estación Observatorio. Ahora tomé un taxi, un Tsuru con su característico color guinda y café de los taxis del D.F.

Al sentarme en el asiento del copiloto lo primero que se podía distinguir era el desodorante con olor a vainilla y la música de reggaeton con la letra de las canciones de Don Omar.

Dale, don, dale, pa’ que se muevan la yale, pa’ activar los anormales.

Otro de los puntos característicos de esta unidad fue la luz neón color azul, incrustada en el techo del vehículo, o la imagen translucida de San Judas Tadeo en el vidrio de los indicadores de velocidad y revoluciones del motor, junto con las letras en manuscrito que dicen Mario Brayan en la esquina izquierda y Scarleth Paola del lado derecho.

Al preguntarle sobre los conductores de Uber, la primer reacción de Mario fue de rechazo. Pues “éstos” no tienen la obligación de cumplir con los reglamentos que pone el gobierno para circular por las calles.

De acuerdo con Mario, una de las causas de conflicto entre los concesionarios del transporte y los conductores de Uber es que los segundos están quitando público de alto nivel económico a los concesionarios.

Todos se quejan de Uber, pero los taxis piratas,  esos ¿que?, nada más que Uber como le está llegando a las bases grandes– Santa Fe, Pabellón y Polanco– les está quitando toda la chamba a ellos, comenta.

Mientras Mario toma las calles con mayor velocidad, el rechinido de la suspensión del auto se hace presente. Es en este momento cuando nos dice que la jornada de trabajo es de quince horas para obtener una ganancia de 800 pesos diarios aproximadamente.

Fue así como llegué a mi hogar con menos trafico, pero con mayor velocidad y con un costo de 64 pesos con treinta y ochos centavos.

Los beneficios entre usar el servicio de Uber y un taxi de sitio se basan en la comodidad y el lujo que el usuario esté disponible a sacrificar… o recibir.

Anuncios

4 pensamientos en “Crónica: La cue$$$tionable comodidad y lujo de Uber

  1. Quizás la hora en la que tomaste ambos recorridos impactó totalmente en lo que pagaste; en mi experiencia, Uber es transparente en sus costos y no es una negociación en la que te quieren sacar lo más posible, como el caso de los taxis.

    Me gusta

  2. Concuerdo con los otros comentarios, UBER tiene tarifas que varían por el horario y el tráfico que se presente, pero comparándolo con un taxi de sitio es mucho más barato, para compararlos objetivamente deberías de tomar el mismo trayecto el mismo día de la semana a la misma hora, además de que en UBER no tienes que cargar efectivo y no corres el riesgo de que te quieran cobrar con un taxímetro truqueado.

    Me gusta

    • Las tarifas de Uber son más baratas en verdad? La gran ventaja de muchos sitios es que te dicen la tarifa antes de subirte al auto. Ese precio es inamovible y no importa si hay hay tráfico o no. Creo que la supuesta economía de Uber aún está por verse.

      Me gusta

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s