La IBERO y el culto a la marca Apple

Por: Aida Elías Calles 
Comunicación 8º semestre

Mi cargador de Mac se rompió… y el repuesto cuesta 1,300 pesos

El cargador de mi Mac se rompió. Ese cable que llevo a todas partes (junto con la inseparable Mac, por supuesto), ya  lo veía debilitarse desde hace tiempo. Se partió por la mitad y la cubierta de plástico blanco sacó al aire sus víceras-alambres plateados. Mi primera reacción fue ir a iStore a comprar un cargador nuevo. Mi gran sorpresa fue el precio . . . . El cargador cuesta 1,300 pesos.

– ¿Lo necesitas de 45, 60 o 85 watts?”, me pregunta el vendedor.
– No sé.
– ¿Qué modelo es tu computadora? ¿De cuántas pulgadas es?
– No sé, no sé.

cargadormac 2

El vendedor me advierte que si elijo el cargador equivocado, puedo quemar la batería. Empiezo a sentirme como una propietaria indigna de Mac. Decido ir mejor a la Plaza de la Tecnología.

Ahí me atienden dos señoritas. Una atiende también a su bebé recién nacido, otra permanece sentada en el piso (yo tengo que treparme sobre el mostrador y agacharme un poco para escucharla).

El cargador para Mac cuesta 600 pesos, me informan.
¿Todo lo de Mac es más caro?, les pregunto. Me dicen que sí. Que los cargadores para PC cuestan 220 pesos.
¿Por qué es tan caro?, vuelvo a preguntar.
Pues no sé… porque Mac es como más de marca…

Mi novio se ríe de mí. Me dice que mientras yo tengo que gastar 600 pesos en un cargador (genérico), él compró una PC nueva por 2,000 pesos. Es decir, su computadora solo costó tres veces más que mi cargador. No parece haber una razón muy clara por la que los productos Mac cuesten alrededor del doble o hasta el triple que los demás productos de otras marcas.

Lo único que puedo hacer es preguntarme ¿qué hice para caer en esto?

La Ibero y su culto a las Mac’s

Recuerdo un día en que se fue la luz en la Ibero. Estaba lloviendo, había rayos y truenos. Toda la electricidad que venía del cielo decidió acabar con la electricidad de la Universidad. Los salones se quedaron a oscuras. O casi a oscuras.

Decenas de manzanitas luminosas iluminaban el espacio. En cada salón era lo mismo. En la oscuridad  podían verse las  Mac, como si fueran las velas que la gente normal usa cuando se va la luz.

Hoy, con este recuerdo en mente, doy un paseo por la biblioteca. De treinta computadoras que veo, 23 son Mac.

La mayoría de los usuarios de Mac dicen preferir esa marca porque es más fácil de usar.

la foto 1

Foto: Aida Elías Calles

 

Siento que Mac está hecha para tontos, dice un alumno de Ciencias Políticas.

Otros mencionan que los programas para edición de imagen y video corren mejor (Photoshop, Premiere). Además de que Mac trae sus propios programas para edición integrados (iMovie, iPhoto, GarageBand). Hay una chica que confiesa haber entrado al culto Mac casi como si un adicto a la heroína confesara haber empezado con mariguana. Empecé con el teléfono, dice un poco apenada.

La mayoría de los interrogados, en el momento en que los encuentro, al menos, no estaban usando programas sofisticados. Escribir en Word y leer artículos en internet parecen ser las actividades preferidas. Por eso sospecho, y a juzgar por las repuestas poco seguras de los interrogados (prefiero Mac por… ¿el sistema operativo?) que muchos elijen la marca por una razón más simple y mucho más frívola: el diseño.

la foto 2

Foto: Aida Elías Calles

 

Como me explica un compañero de Comunicación, “visualmente es más lindo”.

La Apple del pecado

Usar Mac es todo un culto. Más que practicidad, conveniencia o precio, las Mac son una religión. Una religión para quienes puedan permitirse sus altos costos, claro.

En su ensayo La Apple del pecado, Juan Villoro (un confeso adicto a la marca de la manzana) señala que compró su primera Mac en 1986.

“Durante horas, contemplé mi primera Mac como un altar…” Después, un técnico de Macintosh lo convenció de unirse a un Club Mac, en donde nadie podía mencionar las letras PC  ni IBM sin ser atacado.

En la Ibero, la muerte de Steve Jobs afectó a varios. ¿Cómo no los afectó, en cambio, la muerte del Internet Explorer?

giphy-3

giphy.com 

Sí, en la Ibero somos adictos a las Mac. Somos seguidores fieles de la religión y vulnerables al marketing que nos muestra los aparatos digitales como objetos de buen gusto.

En la ibero seguiremos iluminando la oscuridad con manzanitas luminosas. Todo esto, claro, mientras podamos permitirnos comprar cargadores de 1,300 pesos.

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s