¿Te gusta la fotografía? ¡Visita la expo de Henri Cartier-Bresson en Bellas Artes!

Por: Elias Arriazola – @EliasArriazola
Comunicación, 9° semestre

¿Te gusta la fotografía? A mí también. Por eso, cuando me recomendaron ver la exposición Henri Cartier-Bresson: La Mirada del Siglo XX en el Palacio de Bellas Artes, no lo dudé.

Luego de un paseo por el centro histórico de la Ciudad de Mexico (que esconde lugares muy interesantes donde no lo hubiéramos imaginado), sentí curiosidad por entrar a la expo.

El ingreso cuesta 45 pesos, pero si eres estudiante, entras gratis, y si es domingo también. Eso sí, debes pagar 30 pesos por el derecho de entrar con tu cámara de fotos o vídeo. Una ganga, sobre todo tomando en cuenta que es la primera vez que llega a México esta colección.

Además, nunca sobra una visita al interior del Palacio de Bellas Artes para admirar sus escaleras, su cúpula y su estilo tan particular, digno de una sesión de fotos por sí solo.

Subí las escaleras principales y adiviné la dirección en la que debía caminar para entrar a la exposición (en ese aspecto sí faltaron un par de señalamientos, aunque tampoco se puede uno perder ahí dentro).

IMG_7782

Foto: Elias Arriazola

Primero, un pasillo oscuro con cuatro pantallas touch screen para darnos una empapada rápida de la vida del fotógrafo francés. Las explicaciones son cortas y concisas, y uno debe pasar por todas para leer todos los textos, lo que le da agilidad a esa primera parte de la visita.

Cuando estaba a punto de terminar la explicación de las pantallas, me percaté de algo sencillo, pero que me hizo sonreír: cuando uno presionaba cierto año en la pantalla, la fotografía que ilustraba el texto cambiaba. Pero no sólo en la pantalla táctil, sino en el mosaico que se proyectaba en la pared blanca de enfrente.

Regresé a la pantalla anterior para corroborar mi descubrimiento, y luego a las dos primeras, hasta dejarles las mejores fotos a las personas que llegarían después.

Después caminé hacia donde alcancé a ver un pasillo con fotografías colgadas, pero una señora de vigilancia que estaba sentada en una silla me llamó y me señaló la dirección correcta. Sino, iba a empezar a recorrer la exposición por el final.

IMG_7786

Foto: Elias Arriazola

Entré ahora sí por el lado correcto, y después de una rápida lectura a la explicación inicial, comencé a ver las fotos. Ya sabía que vería tanto fotografías de Cartier-Bresson, como dibujos y pinturas.

Todo lo que influyó en su estilo está ahí: desde sus pláticas con artistas del surrealismo, hasta su pasaje por el cine y la prensa comunista, con sus fotografías que retratan las vacaciones de los trabajadores. De lo extraordinario, a la vida cotidiana de aquella época.

Además de sus fotografías tomadas en México, lo que más disfruté ver fueron sus capturas en África. Momentos comunes y corrientes que reflejan el lado periodístico del francés nacido en Chanteloup-en-Brie, en 1908, y que murió hace apenas once años.

Las fotos con algunas anotaciones cortas directamente de la mano del artista, siempre son de llamar la atención. Aún más un dibujo hecho por él mismo en su infancia (y del cuál no saqué ninguna foto, para que vayan a la exposición y lo encuentren).

En la exposición están la foto detrás de la estación de Saint-Lazare (que encabeza esta nota), el ciclista tomado desde unas escaleras en Hyère, fotos de cuerpos deformes y cortados, además de retratos que le hizo a personajes como Truman Capote.

La visita es relativamente corta, pero deja satisfecho por la calidad de las fotografías expuestas y evita el cansancio o tedio presente en muchas otras exposiciones. Además resulta dinámica por el uso de pantallas táctiles, videos y audífonos para escuchar explicaciones de algunas piezas.

La tendencia surrealista, el pasaje periodístico (con la formación de la agencia Magnum), los viajes y los retratos hacen de Henri Cartier-Bresson: La Mirada del Siglo XX una visita muy recomendable.

IMG_7793

Foto: Elias Arriazola

La exposición estará en Bellas Artes hasta el 17 de mayo, de 10 am a 5:30 pm. Las maneras más fáciles de llegar son por metro (estación Bellas Artes de la línea azul) o en carro (hay estacionamiento en Bellas Artes o justo enfrente, junto al Museo de Memoria y Tolerencia).

O mejor aún: pasear por Reforma, Avenida Juárez y llegar caminando a Bellas Artes en una calurosa tarde de Semana Santa, para después pasear por Madero, tomar un café, llegar al Zócalo y terminar así un paseo muy “chilango”.

Foto de portada: Elias Arriazola

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s