El artista de cadáveres

Por: Aida Elías Calles
Comunicación 8º Semestre

 

Ulises vive en el segundo piso de una vecindad. Fuera de su puerta hay ropa puesta a secar en tendederos, bicicletas y pelotas de algún vecino.

Al entrar a su casa, lo primero que se ve son dos sillones de terciopelo, uno verde y otro rojo. Las compré en la Lagunilla, dice Ulises.

Lo segundo que se ve, al fondo, es un mueble lleno de cráneos. Está el de una tortuga marina (que al parecer tenía una cabeza gigante), un jaguar, una hiena, cráneos de humanos adultos y niños…

 

Hoja0.1

Ilustración: Aida Elías Calles

Al lado del estante de los cráneos está una pintura a medio terminar del cráneo de un puma. En el cuarto de al lado hay un Tzompantli en construcción, imitando a los antiguos mesoamericanos que exhibían los cráneos de las víctimas.

 

Hoja1

Ilustración: Aida Elías Calles

 

Pero Ulises no tiene víctimas. Ulises, en vez de matar, revive a los muertos

 

Hoja2

Ilustración: Aida Elías Calles

 

El primer cadáver que enseña es la pequeña cabeza de un murciélago Desmodus Rotundus. De las 1,300 especies de murciélagos que hay en el mundo, solo tres son hematófagas (que chupan sangre). Las tres se encuentran solo en América, y una de ellas es la que Ulises sostiene en su mano.

 

Hoja3

Ilustración: Aida Elías Calles

 

“¿Sabías que Bram Stocker se inspiró en esta especie para escribir Drácula?”, pregunta. Después de dejar que se hagan fotografías del Desmodus Rotundus, vuelve a meter la cabecita en un frasco con un líquido. Se va a quedar ahí varios meses, nadando entre esa solución especial para en endurecimiento de tejidos. Me interesa que sus orejitas queden rígidas para poder sacar el registro.

 

Hoja4

Ilustración: Aida Elías Calles

 

Después de ver los cadáveres, nos sentamos en los sillones de terciopelo de la Lagunilla. Yo como un dulce de leche. Ulises solo se sienta. Hablamos de sus tatuajes. Hasta arriba de su brazo izquierdo tiene un gato malherido, con un ojo morado y vendas en la cabeza.

 

¿Por qué un gato? Porque los primeros cadáveres que empecé a usar eran de gatos atropellados que me encontraba en las calles, explica. Tiene sentido. Para quién comienza en este oficio, no ha de ser tan sencillo conseguir material de práctica.

 

Hoja5

Ilustración: Aida Elías Calles

 

hoja6

Ilustración: Aida Elías Calles

 

Seguimos hablando de los tatuajes. Aún con ropa, puede adivinarse que tiene la mayor parte del cuerpo cubierto en ellos. Me acerco a ver los de sus brazos. A Ulises no le importa que me acerque demasiado y que tome fotografías. Hay varias calaveras, cráneos de animales, escarabajos, cosas del día de muertos…

 

Hoja9

Ilustración: Aida Elías Calles

 

Hoja8

Ilustración: Aida Elías Calles

 

Hoja10

Ilustración: Aida Elías Calles

 

Hoja11

 

Hoja7

Ilustración: Aida Elías Calles

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “El artista de cadáveres

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s