Shoegaze “For Dummies”: el género musical cuyo nombre nació como una burla

Por: Luis Palmeros – @Lpalms
Comunicación, 8° semestre

Está cagado que para ser un género musical cuyo nombre fue producto de burla y estupidez, el shoegaze ha resurgido e incrementado su presencia en la música del siglo XXI con auténtica seriedad y fuerza. Un factor definitivo en muchas bandas de rock alternativo que apelan a la nostalgia y melancolía.

Shoegaze es un término acuñado a finales de los ochenta en el Reino Unido y fue concebido como un subgénero del rock alternativo. Sus influencias y precedentes abarcan la música experimental, electrónica, noise y psicodélica.

10028009595_f88e8a5b70_z

Foto: Michal Jaskolski (CC)

El característico sonido del shoegaze recae, a grandes rasgos, en la cantidad de efectos en las guitarras y la andrógina ejecución musical de los vocalistas. Su sonido es etéreo, lleno de espacios y ecos que generan una sensación de sueño lúcido, como pop/rock psicodélico en cámara lenta.

El nombre del género tiene un origen tan simple que es algo estúpido. Los medios británicos crearon la etiqueta con humor y crítica al ver una corriente de bandas que carecían de presencia escénica y tenían la mirada fijada en el piso.

Se empezó a referir a esta escena como shoegazing o shoegaze, ya que los músicos parecían ensimismados en sus zapatos, cuando en realidad la vista estaba puesta en los pedales de efectos con los que manipulaban el sonido de sus guitarras.

Es importante aclarar que una de las mayores características del shoegaze es el poco énfasis en los vocalistas y sus letras. La voz es utilizada como una herramienta con fines puramente sonoros, no de mensaje.

Lo curioso es que las respuestas emocionales en el público suelen estar muy condicionadas por la fuerte presencia vocal y lírica, por lo que se asume que la melancolía y nostalgia que provoca el shoegaze es producto de una exteriorización personal provocada por la “personalidad” del sonido.

Marco Carrión es guitarrista de Big Big Love, un nuevo proyecto mexicano que se ha ganado el corazón de muchos a partir de sus emocionantes presentaciones en vivo. El estilo de Marco se siente muy influenciado por el shoegaze y el sonido de una guitarra manipulada lo suficiente como para no sonar como sólo una guitarra.

Al preguntarle sobre lo que piensa del género en relación con las sensaciones y emociones humanas, Marco comentó que la música es un reflejo de lo que siente, y en el caso del shoegaze lo que más le llama la atención es el acompañamiento musical y los clímax de guitarra.

Al pedirle que describiera la personalidad del género como si fuera un ente físico y pensante, Marco dijo lo siguiente:

Sería una persona solitaria, introspectiva, antisocial y con mucha sensibilidad.

Una de las grandes críticas hacia la corriente fue su elitismo y enfoque hacia la clase alta (para muchos fue producto de artistas ricos de escuelas privadas). Esta es una de las razones por las que el shoegaze duró tan poco en su tiempo y fue sustituido por géneros como britpop y grunge, que apelaron al público popular.

Aunque la escena del shoegaze tuvo una corta vida, bandas como My Bloody Valentine, Slowdive y Ride (las referencias más grandes del género) lograron un gran impacto con los pocos materiales que editaron y la fuerza de su legado se ha vuelto innegable.

En la actualidad, la influencia del shoegaze está más presente que nunca con las reuniones de varios de sus precursores y las características del género presentes en bandas taquilleras a nivel internacional. Respira en los mercados del metal, indie rock, pop, progresivo y muchas variaciones que mantienen viva la esencia de algo que en su tiempo fue muy descalificado.

Foto: Jay Breitling (CC)

Foto: Jay Breitling (CC)

La corriente del shoegaze se expande con géneros derivados contemporáneos y precursores: pop ambiental, dream pop, rock gótico, etc.

Bandas como Sonic Youth, Cocteau Twins y Siouxsie and the Banshees son una referencia obligada para entender el origen, y a su vez hay varios ejemplos actuales en la música psicodélica de Norteamérica que ayudan a entender el impacto, por ejemplo: Deafheaven y Deerhunter.

Muchos de los fanáticos del género han expresado que su factor favorito en el sonido shoegaze es “el muro de sonido”, una técnica de producción en la cual varios músicos ejecutan la misma parte en unísono con sus respectivos instrumentos. Las sesiones se graban en cuartos con mucha reverberación para que este eco genere una sensación de densidad y profundidad. Una pared de sonido.

Siempre es curioso el ver cómo surgen y mueren distintos géneros y corrientes musicales, a veces en períodos muy cortos de tiempo (*cof* chillwave *cof*), pero la ventaja del paso del tiempo y el análisis en retrospectiva, es que algo “estúpido” y descalificado puede convertirse en algo brillante y adelantado a su tiempo.

Foto de portada: Simon Says No! (CC)

Anuncios

Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s